La Organización
Interprofesional del Huevo y sus Productos (INPROVO)
ha calificado el año
2006 como complicado para el sector.
El mercado del huevo se ha visto afectado por una crisis de precios que se ha
alargado durante los nueve primeros meses, situación a la que se sumó
la incertidumbre sobre el avance de la influenza aviar y sus efectos en la confianza
del consumidor.
———————————————–

La Organización
Interprofesional del Huevo y sus Productos (INPROVO)
ha calificado el año
2006 como complicado para el sector.
El mercado del huevo se ha visto afectado por una crisis de precios que se ha
alargado durante los nueve primeros meses, situación a la que se sumó
la incertidumbre sobre el avance de la influenza aviar y sus efectos en la confianza
del consumidor.
El año acaba con mejores precios del huevo, contrarrestados por el alza
de los costes de producción, debido a las espectaculares subidas de las
materias primas para alimentación animal.
Las previsiones del Ministerio de Agricultura indican que en 2006 la cabaña
española de ponedoras ha descendido un 6,1% respecto de 2005, y la producción
de huevos, un 5,4%. España tiene una cabaña estimada de unos 44,3
millones de ponedoras en 2006, que han producido 974 millones de docenas de
huevos, ocupando el tercer puesto en volumen de producción en la UE,
tras Francia y Alemania.
España es excedentaria en producción de huevos y en los últimos
años ha ocupado un relevante papel en el comercio intracomunitario.
El balance neto del comercio de huevos con los socios de la UE, principales
destinatarios de las exportaciones, muestra en estimaciones realizadas a partir
de los tres primeros trimestres un 6% de incremento en 2006 respecto a 2005.
La producción de huevos supone un 5,6% de la producción final
ganadera española, según los avances del MAPA sobre los datos
de 2006.
Esto supone un incremento respecto al dato de 2005 (5,3%), ya que, aunque la
producción final estimada en 2006 ha disminuido, el valor de la producción
se ha incrementado.
Las previsiones de la Comisión sobre la producción comunitaria
de huevos en 2006 reflejan un cierto descenso (-3,1%) respecto del año
anterior, debido a la crisis que ha afectado a todo el mercado de la UE, en
parte por los efectos en los mercados exteriores (exportaciones) de la caída
del consumo de productos avícolas como consecuencia de la crisis de la
IA.
El consumo per capita de huevo fresco en España en 2005 se estima en
205 huevos y la cifra total de consumo, incluyendo los alimentos elaborados
con huevo, 238 huevos por persona y año.
Los cambios en los hábitos alimentarios de los españoles, que
cada vez comen con más frecuencia fuera del hogar y sustituyen en su
dieta los productos frescos por platos preparados, hace que aumente el consumo
del huevo como ingrediente alimentario y descienda el consumo de huevo fresco,
tendencia que parece consolidarse en el año 2006, según las estimaciones
iniciales del MAPA.
La sanidad animal y la seguridad alimentaria han ocupado gran parte de la agenda
de Inprovo en 2006, debido a las noticias y preocupación generadas por
la evolución de la influenza aviar (IA) en los primeros meses del año.

La inquietud de productores, administraciones y consumidores finalmente se ha
disipado en el otoño al no haberse registrado brotes significativos en
el entorno de la UE.
Sin embargo, la vigilancia y los sistemas de actuación ante la IA están
activados por si hubiera cambios en la situación.
Por otra parte, la Unión Europea, siguiendo el calendario previsto en
el Reglamento 2160/2003, ha establecido los objetivos de prevalencia de salmonelas
zoonóticas para las ponedoras en los próximos años, tras
la publicación, el año pasado, de los correspondientes a las gallinas
reproductoras.
En 2006 también se ha aprobado el Plan presentado por España para
la reducción de la prevalencia en las gallinas reproductoras, y en 2007
será presentado el de gallinas ponedoras, para su aprobación y
financiación con fondos comunitarios.
En la actualidad se está revisando la normativa comunitaria sobre comercialización
de los huevos, para adaptarla a normas de reciente publicación, como
los reglamentos de higiene alimentaria.
Se espera que esta revisión entre en vigor en julio de 2007 y que cubra
los objetivos de simplificar la actual legislación y responder a algunas
demandas de los Estados miembros y del sector productor, manteniendo las obligaciones
de trazabilidad y control a lo largo de la cadena.
Inprovo

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario