Comparte

34 personas continúan ingresadas en varios centros sanitarios de Burgos,
según informaron fuentes del Servicio
Territorial de Sanidad de la Junta de Castilla y León
, debido a una
intoxicación alimenticia por salmonela, que ha afectado a 91 consumidores
y cuyo origen está en un pincho servido por una caseta de la Feria de
Tapas durante las pasadas fiestas patronales.
———————————————–

34 personas continúan ingresadas en varios centros sanitarios de Burgos,

según informaron fuentes del Servicio
Territorial de Sanidad de la Junta de Castilla y León
, debido a una

intoxicación alimenticia por salmonela, que ha afectado a 91 consumidores

y cuyo origen está en un pincho servido por una caseta de la Feria de

Tapas durante las pasadas fiestas patronales.

Las autoridades han confirmado la salmonela como causa de la infección

dentro de una salsa que condimentaba una tapa de cocido con morcilla (la Feria

de Tapas se celebra por segundo año consecutivo, con motivo de las fiestas

locales de San Pedro, y en la edición de este año se instalaron

60 casetas).

La Confederación de Consumidores
y Usuarios (CECU)
ha recordado en un comunicado que en la época estival,

debido a las altas temperaturas, aumenta el riesgo de intoxicaciones alimentarias,

además de las cuestiones fundamentales que hay que tener en cuenta para

evitar padecer problemas de este tipo. Finalmente, ha señalado que el

calor y la falta de higiene son aliados a la hora de provocar enfermedades como

la salmonela o el botulismo.

CECU aporta diversos consejos básicos:

1. La limpieza es fundamental para evitar cualquier enfermedad de transmisión

alimentaria. Hay que mantener una limpieza correcta de la cocina y sus utensilios.

2. Hay que lavarse las manos cada vez que se cambie de actividad en la cocina

y siempre que se vaya al servicio, se manipulen las basuras, se cambie de un

alimento a otro o se salga de la cocina por cualquier motivo. Debe evitarse

estornudar, toser o fumar mientras se preparan los alimentos. Si hay sospechas

de que se puede tener alguna enfermedad de transmisión alimentaria, no

hay que manipularlos alimentos.

3. No hay que dejar enfriar un alimento ya elaborado a temperatura ambiente.

Es mejor servirlo, refrigerarlo o conservarlo en el fuego o en el horno hasta

el momento de su consumo. Hay que almacenar correctamente los alimentos perecederos,

manteniéndolos refrigerados o congelados. No debe descongelarse a temperatura

ambiente.

4. Hay que cocinar bien los alimentos para que los microorganismos puedan ser

destruidos por la acción del calor.

5. Mejor comprar alimentos en buenas condiciones y en establecimientos de confianza.

Deben leerse atentamente las etiquetas y respetar las fechas de caducidad o

consumo preferente, siguiendo las recomendaciones de almacenamiento, conservación

y uso.

6. Hay que lavar las verduras y frutas cuidadosamente (con agua y lejía

de uso alimentario), en especial las que se consumen crudas.

7. Deben protegerse adecuadamente los alimentos para evitar la contaminación

de unos con otros o por las superficies. No hay que usar nunca las mismas tablas

de corte y utensilios para procesar alimentos crudos y luego cocinados.

8. No hay que permitir la entrada de animales en la cocina.

9. No deben almacenarse los alimentos junto con productos químicos (detergentes,

lejías, insecticidas, etc.) ni usar nunca un recipiente de uso alimentario

para guardar un producto que no lo sea.

10. En restaurantes y bares, no hay que consumir los alimentos que estén

expuestos a temperatura ambiente y que necesiten refrigeración.

11. Es preferible no comprar alimentos en ventas callejeras o establecimientos

que puedan crear desconfianza.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario