Comparte

El mundo veterinario avícola de los últimos años ha desarrollado y aplicado programas vacunales que no sólo han tratado y curado animales, sino que además han garantizado alimentos sanos para los consumidores.

Ahora, con los nuevos centros de producción como Iberoamérica, la
India o China, aumenta el riesgo de que algunas enfermedades cobren importancia y se extiendan.

Ramón Porta, Director de Programas del CESAC, explica en el artículo Problemas patológicos de antes y de ahora», que España es el tercer país productor de pollos de la UE, detrás de Francia y Reino Unido, y si incluimos los pavos, ocupamos el cuarto lugar, después de Italia.
En cuanto a la producción de huevos, también estamos en cuarta posición, detrás de Alemania, Italia y Francia.

La posición de España en producción avícola es de una gran magnitud comparándola con el resto de países, tal y como acaban de reflejar los datos proporcionados por Porta. En este sentido, por tanto, se hace necesario que se haga una pequeña previsión del futuro clínico con el que los avicultores se van a encontrar.

Según Porta, en el futuro seguiremos contando con cuatro grupos de enfermedades que requerirán de programas vacunales tecnológicamente más
avanzados. El primero de ellos es el de las enfermedades económicamente
importantes como la Coccidiosis, la Bronquitis infecciosa o la enfermedad de
Gumboro, todas ellas capaces de aumentar los costes de producción a causa
de los incrementos en la conversión alimenticia o calórica, y los decomisos en los mataderos.

Un segundo grupo al que tendremos que prestar atención es el de las
enfermedades catastróficas, como la influenza aviar, que requieren del
control mediante el sacrificio inmediato de las aves infectadas. Este grupo
es importante ya que en un mundo de economía global las infecciones con
virus de influenza aviar van a determinar el cierre o la apertura de fronteras
comerciales en base al status sanitario de todos aquellos países que
intervienen en el comercio internacional de aves y productos avícolas.

Los últimos dos grupos son el de las enfermedades zoonoóticas y el de las enfermedades exóticas. El primero abarca patologías como la Salmonella, Lysteria o Campylobacter. Si tal y como dice Porta, la dinámica de producción avícola mundial evoluciona según las actuales previsiones para concentrarse en Iberoamérica, la India y China, este grupo de enfermedades cobrará más importancia. Respecto a las enfermedades exóticas estás se darán a medida que la producción avícola se concentre en nuevas regiones, donde renovarán su relevancia.

 

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario