Comparte

El Parlamento Europeo aprobó ayer, martes 24, la nueva normativa sobre componentes para la fabricación de piensos, según han informado fuentes comunitarias.
———————————————–

Aprobada nueva normativa europea sobre componentes para fabricar piensos

El Parlamento Europeo
aprobó ayer, martes 24, la nueva
normativa
sobre componentes para la fabricación de piensos, según
han informado fuentes comunitarias.

La Eurocámara ratificó ayer el nuevo reglamento que establece
normas veterinarias para los subproductos animales, que el lunes fue aprobado
formalmente por el Consejo de Ministros de Agricultura y Pesca de la UE.

Esta norma es considerada la segunda más importante para la prevención
y la lucha contra la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB). En el texto
aprobado ayer, se prohibirá el uso de los piensos de componentes que
las inspecciones veterinarias declaren no aptos para el consumo humano.

La UE prohibirá también el «canibalismo» , es
decir alimentar a los animales con restos de la misma especie. En la anterior
directiva sobre esta materia, vigente desde 1990, se permitía el uso
de desperdicios animales si habían recibido el tratamiento sanitario
oportuno.

En el nuevo reglamento, aprobado por decisión conjunta entre el Parlamento
Europeo y el Consejo de Ministros, queda prohibido alimentar animales con proteínas
derivadas de animales de la misma especie. Tampoco se podrán alimentar
a animales de granja, salvo los de peletería, con residuos de cocina
o piensos que contengan residuos de cocina. Sin embargo, la UE permitirá
una excepción a esta prohibición, de hasta cuatro años,
para ciertos países, y «bajo estrictas condiciones de control».

Además, los agricultores no podrán utilizar abono orgánico
para los pastos, con la única excepción del estiércol.

El nuevo reglamento prevé que excepcionalmente se puedan alimentar peces
y animales de peletería con proteínas animales, previa consulta
al Comité Científico competente.

El texto incluye disposiciones sobre el tratamiento sanitario o de sacrificio
que habrán de recibir los posibles componentes; sobre la incineración;
y sobre la autorización de almacenes, de plantas de transformación
o de compostaje.

Las plantas de tratamiento de derivados de animales no destinados al consumo
humano habrán de estar completamente separadas de aquellas de tratamiento
de alimentos para el consumo humano.

Por otro lado, todos los alimentos para animales domésticos habrán
de estar claramente etiquetados y con indicaciones del origen de sus componentes.

El reglamento será de aplicación seis meses después de
su entrada en vigor.

La Comisión se ha comprometido a presentar, antes de finales de 2004,
una directiva sobre residuos biológicos, incluidos los de cocina, con
normas sobre su uso, reciclado o eliminación. El comisario de Sanidad
y de Protección de los Consumidores, David Byrne, valoró , en
un comunicado, la aprobación de la normativa, porque «será
esencial para prevenir las crisis provocadas por la alimentación del
ganado, como la de las «vacas locas» o la contaminación por
las dioxinas».

El proyecto de ley puede consultarse desde aquí.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario