Los países de la Unión
Europea (UE)
aprobaron una serie de medidas para reforzar la sanidad alimentaria
y ganadera en Rumania y Bulgaria para el próximo ingreso de ambos países
en la Unión, el próximo 1 de enero.
———————————————–

Los países de la Unión
Europea (UE)
aprobaron una serie de medidas para reforzar la sanidad alimentaria
y ganadera en Rumania y Bulgaria para el próximo ingreso de ambos países
en la Unión, el próximo 1 de enero.
El Comité
Permanente de la Cadena Alimentaria de la UE
, formado por expertos de los
países comunitarios, respaldó las propuestas de la Comisión
Europea
, que buscan preparar a esos dos países para su entrada en la
UE.
El Comité aprobó la entrega de 9,72 millones de euros a Rumania
y 1,78 millones a Bulgaria para el seguimiento, la erradicación y el control
de enfermedades animales, como rabia, peste porcina, salmonella, vigilancia de
la influenza aviar o encefalopatías espongiformes transmisibles (TSE),
según indicó la Comisión.
Los expertos de los Estados miembros aprobaron también que los productos
de origen animal elaborados antes del 1 de enero próximo, que pueden no
cumplir las normas veterinarias de la Unión, sólo podrán
comercializarse en los mercados domésticos.
Todas las existencias de esos productos tendrán que ser agotadas antes
del final de 2007, y los posibles remanentes deberán ser retirados del
mercado.
Una medida similar fue aprobada para semen, óvulos o embriones
obtenidos antes del 1 de enero próximo, que tendrán un periodo de
ocho meses para ser comercializados a nivel doméstico.
También se extendió hasta finales de 2009 el periodo de transición
para que 387 establecimientos rumanos de procesamiento de carne, pescado y productos
lácteos se adapten a los estándares de seguridad alimentaria de
la Unión.
También se acordó otra medida de transición para el sector
de procesamiento lácteo en Rumania, donde en 2005 menos de la mitad de
la leche cruda cumplía los requerimientos comunitarios.
Los expertos de los Estados miembros acordaron que esas instalaciones pueden recibir
hasta el 30 de junio de 2008 leche que no cumpla esas normas, pero sólo
podrán venderla en el mercado doméstico y con una identificación
especial.
Además, sólo los establecimientos que puedan garantizar la separación
completa de la leche (la que sí cumple los estándares de la UE la
que no) podrán acceder al mercado comunitario, y se señala a las
autoridades rumanas como responsables de que estas condiciones se respetan.
El
Comité aprobó también la creación de 16 nuevos puestos
de inspección fronteriza (BIP por sus siglas en inglés), 8 en cada
uno de los dos nuevos Estados miembros.
Esos nuevos puestos comenzarán a operar el 1 de enero con la misión
de controlar los productos veterinarios procedentes de terceros países
que entren en la Unión.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario