Comparte

superpoblacion-conejosAragón tiene un serio problema con la superpoblación de conejos. Las escasas lluvias y las zonas de seguridad, en las que está prohibida la caza con arma de fuego -zonas cercanas a autovías, autopistas o trazados ferroviarios-, han propiciado una gran incidencia de daños agrarios provocados por las poblaciones de conejos silvestres en algunas comarcas de la Comunidad Autónoma de Aragón.

Por una parte, técnicos del Gobierno de Aragón han mantenido reuniones con los afectados en distintas comarcas, como la de Valdejalón, para auspiciar la máxima colaboración entre cazadores y agricultores.  Por otra parte, el gobierno autonómico ha elaborado una instrucción para que los daños producidos en los sembrados puedan llegar a ser tenidos en cuenta a la hora de la percepción de las ayudas de la PAC.

Una de las zonas afectadas por el problema está en el límite provincial de Aragón con Navarra, en los términos de Mallén y Cortes. La necesidad les ha llevado a desarrollar un nuevo sistema para capturar el mayor número posible de conejos silvestres: una red de entre 150 y 300 metros sujetada en alto, colocada en el terreno agrícola que se quiere proteger y paralela al talud que conforma la autopista AP-68, que está plagado de madrigueras. Los conejos pasan por debajo de la red para ir a comer en los campos agrícolas. Cuando los conejos se encuentran comiendo en ellos, a través de un disparador electrónico que puede ser activado a gran distancia, se libera la red, que queda colgada de una serie de clavijas de hierro. En ese momento, los conejos corren a refugiarse en sus madrigueras, encontrándose en el camino con la red, en la que tras enredarse se capturan vivos y sin daño alguno.

Una de las grandes ventajas de este nuevo método, al que los autores han denominado “Redes Mallén”, es que permite capturar los conejos fuera de los límites de la autopista, en los terrenos agrícolas que están siendo afectados sin incurrir en responsabilidades por posibles accidentes de tráfico. Otras de sus ventajas es su bajo coste económico, que puede cifrarse en menos de 500 €, y que su fácil montaje y desmontaje permite reutilizarlo en varios lugares del mismo coto.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario