Arranca un proyecto UE para usar las cáscaras de huevo en la industria cerámica

El Instituto de Tecnología Cerámica – ITC – va a abordar el proyecto europeo LIFE EGGSHELLENCE: «A potential raw material for ceramic wall tiles», que ha aprobado la Comisión Europea dentro del programa LIFE y que vincula a dos sectores productivos muy diferentes: los de producción y procesado de huevos y el de la producción cerámica.

Se trata de que ambos sectores establezcan una simbiosis industrial en concordancia con los principios de la Economía Circular, en este caso, reutilizando los miles de toneladas de cáscaras de huevo que se producen cada año para procesarlas como materia prima en la fabricación de azulejos cerámicos.

En el proyecto participan, bajo la coordinación del ITC, las empresas AGOTZAINA, S.L., elaboradora de ovoproductos líquidos pasteurizados de alta calidad, la empresa portuguesa Adelino Duarte da Mota – Grupo MOTA CERAMIC SOLUTIONS – y las firmas del sector cerámico castellonense EUROATOMIZADO, S.A. y MAINCER, S.L., además de la Universidad de Aveiro, en Portugal.

Según la investigadora principal de EGGSHELLENCE en el ITC, la doctora Francisca Quereda, “La idea del proyecto surge al identificar un problema en la industria de procesamiento de huevos, ya que se estima que en Europa se generan alrededor de 150.000 toneladas de cáscaras de huevo cuyo destino son los vertederos. Los países involucrados en este proyecto, España y Portugal, producen actualmente 16.000 y 5.500 t al año, respectivamente, de residuos de cáscaras de huevo. Los costes de gestión de estos residuos están en torno a los 25 y 60 €/t y suponen entre 50.000 y 100.000 € al año.”

El consorcio tratará de mostrar la viabilidad técnica de la utilización de la cáscara de huevo como materia prima secundaria en la producción de azulejos de cerámica, ya que el carbonato cálcico que contiene se utiliza en las composiciones cerámicas.

“Si tenemos éxito”, explica Francisca Quereda, “este proyecto redundará en beneficios económicos, tanto para la industria de transformación de huevos como para la industria cerámica, pero también en beneficios ambientales, ya que contribuirá a la aplicación de la Directiva marco 2008/98/CE sobre residuos.

Se diseñará un dispositivo que separe la membrana de la cáscara del huevo, que es la que contiene el carbonato cálcico, y se procesará éste para ser utilizado en la composición cerámica. Si se logran los propósitos, se podrán reciclar 5.400 t al año de cáscaras de Portugal – el 18 % del carbonato cálcico total empleado por la industria -, y 5.600 t/año en España – un 4% del total -.

El proyecto LIFE EGGSHELLENCE permitirá la simbiosis entre dos sectores de la industria que generarán nuevas cadenas de valor y modelos de negocio que pueden replicarse a escala internacional.

 

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario