Aunque Austria no es un país de los más importantes de la Unión Europea en cuanto a su producción de huevos, tiene un alto consumo.
———————————————–

Aunque Austria no es un país de los más importantes de la Unión
Europea en cuanto a su producción de huevos -su comercio exterior es
claramente deficitario-, tiene un consumo elevado de ellos, en el 2006 nada
menos que 236 unidades por cabeza y año. Se trata prácticamente
de la misma cifra que 10 años antes, pese al bache experimentado en el
2003, cuando el consumo había descendido hasta 226 unidades.

Es curioso señalar que, en este mismo período, tal aumento del
consumo -un 4 %- ha coincidido con un considerable aumento en el precio del
huevo: un 15 % en el producto de aves en batería y un 27 % en el de gallinas
alternativas.

Pero también es interesante conocer los principales criterios que tienen
los consumidores en la compra de huevos. Veámoslos, en % de las respuestas
de las personas encuestadas:

– Por tener garantía de estar libres de salmonelas 94 %
– Por ser lo más frescos posible 91 %
– Por estar producidos en Austria 89 %
– Por tener un buen gusto 85 %
– Por provenir de granjas controladas 85 %
– Por estar producidos por gallinas al aire libre 83 %
– Por tener un riguroso control oficial 80 %
– Por estar producidos por gallinas en el suelo 70 %
– Por tener una marca oficial de calidad 65 %

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario