El índice cayó desde el 45 por ciento detectado en 2004, pero todavía sigue siendo alto, según las autoridades.
———————————————–

El índice cayó desde el 45 por ciento detectado en 2004, pero
todavía sigue siendo alto, según las autoridades.

Brasil, tercer exportador mundial de carne de pollo, todavía sufre al
menos en su mercado interno un fraude masivo por la inyección de agua
que altera el peso del producto, informaron hoy autoridades
sanitarias
ante el Congreso. Según datos del Ministerio de Agricultura,
el 26 por ciento de los lotes de carne de pollo congelados, inspeccionados en
2007, tenían exceso de agua.

Los datos fueron presentados ante la comisión de Agricultura y Desarrollo
Rural de la Cámara de Diputados por el director del departamento de Inspección
de Productos de Origen Animal del ministerio, Nelmon da Costa. Según
la ley brasileña la carne congelada de pollo no puede contener más
de 6% de agua. Pero al menos la cuarta parte de los frigoríficos
y empresas comercializadoras le inyectan mucho más de esas cantidad para
aumentar el peso y aumentar sus ganancias.

Las empresas explotan las debilidades del Gobierno, como dificultades de metodología
y limitación del número de análisis, y bajas multas, dijo
Da Costa, citado por la estatal Agencia Brasil de noticias.

La producción de pollo de Brasil alcanzó a siete millones de
toneladas en 2007, de las cuales 3,3 millones fueron destinadas a la exportación,
según datos de la patronal Unión Brasileña de Avicultura
(UVA), que niega las acusaciones.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario