Comparte

Los empresarios avícolas chilenos que firmaron a principios de junio el tratado de libre comercio entre Chile y Estados Unidos han indicado que quedarán satisfechos «siempre que haya reciprocidad y simultaneidad en los negocios».
———————————————–

Los empresarios avícolas chilenos que firmaron a principios de junio
el tratado de libre comercio entre Chile y Estados Unidos han indicado que quedarán
satisfechos «siempre que haya reciprocidad y simultaneidad en los negocios».
«Es importante y positivo para los chilenos, y para nosotros con mayor
razón porque podremos abrirnos un espacio en ese mercado», señaló
Manuel Ariztía, director de la empresa Ariztía,
cuyas ventas alcanzan anualmente los 170 millones de dólares.

Ariztía explicó que tras los tratados de libre de comercio con
México, Canadá, Unión Europea, Corea del Sur y ahora EEUU,
las empresas que exportan pollos y pavos deberán potenciarse para poder
ingresar en esos mercados tan exigentes y desarrollados. «Llevamos tres
años trabajando para obtener este año la certificación
de calidad relativa al producto final ISO 9.000 y a mediano plazo la ISO 14.000»,
precisó el ejecutivo en una rueda de prensa. Así y todo, destacó
que Ariztía fue la primera empresa avícola chilena en contar con
una certificación de la Unión Europea relativa a la calidad
de los productos, procesos e instalaciones, lo que le permitió abrir,
hace diez años, ese mercado a esta industria chilena. «Chile cuenta
con ventajas claves que auguran un crecimiento de las exportaciones avícolas,
que el año pasado obtuvo retornos por 26 millones de dólares»,
destacó el ejecutivo. Entre esas ventajas mencionó una reconocida
sanidad avícola, la preferencia de los mercados desarrollados por consumir
pechugas de pavos y de pollos y los bajos aranceles chilenos (6 por ciento),
que facilitan el ingreso de materias primas a costos competitivos.

Las exportaciones de Ariztía se dirigen a 31 países de los cinco
continentes, aunque sus principales mercados son la Unión Europea y México,
pero este año su principal preocupación será profundizar
sus negociaciones para penetrar con mayor fuerza en Canadá y EEUU. La
firma chilena procesa anualmente más de 60 millones de aves que generan
120.000 toneladas de carne de pollos y 25.000 toneladas de carne de pavo, que
sitúan a la empresa como una de las más productivas de la región
en este segmento. Para el 2003, la compañía Ariztía, que
concentra el 30 por ciento del mercado chileno del pollo y un 40 por ciento
del pavo, prevé un crecimiento del cinco a seis por ciento, con una producción
avícola nacional de 500.000 toneladas y con exportaciones que llegarán
a los 75 millones de dólares.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario