El país argumenta que las leyes europeas están discriminando a los exportadores de pollo brasileños
———————————————–
Brasil está considerando la posibilidad de presentar ante la Organización Mundial del Comercio una serie de quejas sobre las leyes de la UE, argumentando que estas están discriminando a los exportadores de aves de corral del país brasileño. La denuncia sería la última de una serie de acciones impulsadas por Brasil a través de la OMC.

La principal cuestión es lo que en avicultura se considera producto fresco, un concepto sobre el que el pasado mayo se introdujeron normas, que iban encaminadas a limitar esta etiqueta a la carne que no haya sido previamente congelada.

Desde la Comisión Europea se asegura que la carne congelada no puede ser utilizada para hacer platos preparados frescos, porque eso sería inducir a error a los consumidores europeos. En cambio, estas comidas deben ser vendidas como congeladas. Brasil, por su parte, argumenta que las nuevas normas son discriminatorias respecto a los productores de terceros países, que suelen congelar la carne de pollo para el transporte.

Consultar más información

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario