El comisario europeo de Sanidad,
Markos Kyprianou, muestra su preocupación por la posibilidad de que Rusia
bloquee las importaciones de productos cárnicos de la Unión Europea
(UE) en 2007, medida que aplica desde hace un año a Polonia.
———————————————–

El comisario europeo de Sanidad,
Markos Kyprianou, muestra su preocupación por la posibilidad de que Rusia
bloquee las importaciones de productos cárnicos de la Unión Europea
(UE) en 2007, medida que aplica desde hace un año a Polonia.
Kyprianou sugirió, durante el Consejo de Ministros de Agricultura de la
UE, que podría darse el caso de que Rusia interrumpa la entrada de carne
de los países comunitarios, como consecuencia de la ampliación de
la Unión a Rumania y Bulgaria.
El responsable comunitario de Sanidad recordó que, con motivo de la anterior
ampliación de la UE a los actuales 25 países, en 2004, las autoridades
rusas prohibieron las importaciones de productos animales comunitarios.
Este asunto, según señala Kyprianou, preocupa a la Comisión,
que considera que "ninguna prohibición a los productos comunitarios
estaría justificada".
Kyprianou informó a los ministros de la reunión bilateral celebrada
con el titular del ramo polaco, Andrzej Lepper, para hablar sobre el bloqueo actual
que Moscú mantiene a las importaciones de carne y plantas de Polonia.
Durante el Consejo, una mayoría de países de la UE, entre ellos
España, Alemania, Francia, Holanda, Estonia y Finlandia, expresaron su
apoyo a Polonia.
La ministra de Agricultura española, Elena Espinosa, manifestó que
el problema de las exportaciones a Rusia es "general y data de mucho tiempo",
y mostró su solidaridad con Polonia, porque hace varios meses España
tuvo dificultades similares para sus productos cárnicos.
Espinosa denunció que "no hay transparencia" en las exigencias
de Rusia, a pesar de los esfuerzos de la Comisión Europea y de las presidencias
de la UE.
Explicó, por ejemplo que ese sistema comercial exige que cada siete días
haya un cambio de veterinario y "no se puede permitir ese lujo, porque es
un problema inmenso para cualquier exportador", ya que hace falta una persona
que conozca los centros.
España ha pedido a la Comisión que no se den situaciones como la
de Polonia, que pueden ocurrir "en un país o en otro de la UE".
Recalcó que, aunque actualmente no hay veto a los envíos españoles
de carne, existen trabas "burocráticas y administrativas" que
impiden que se realicen exportaciones.
Finalmente, recordó que hubo un fin de semana en que, tras expedirse los
certificados de origen, diez camiones se quedaron parados en la frontera sin poder
entrar en territorio ruso.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario