La empresa palentina Cascajares agotó en apenas tres semanas los 21.000 capones asados que había preparado para la campaña de Navidad. La demanda de capón ha sido tan elevada que ha provocado que la página web de la empresa (www.cascajares.com) se haya visto desbordada en los últimos días, hasta el punto de que ya están registrando reservas para el año que viene. No obstante, aunque ya no quedan capones en la fábrica, ubicada en la localidad palentina de Dueñas, aún se pueden adquirir capones en algunas de las tiendas que distribuyen este producto en toda la geografía española y que hicieron una amplia reserva tras el éxito registrado en anteriores campañas navideñas. Aún así, el ritmo de venta apunta a que antes de Nochebuena estarán todos vendidos, igual que ocurrió el año pasado.
El capón es un producto tradicional en estas fechas, un plato que antiguamente se degustaba en días especiales y en celebraciones importantes, pero que poco a poco fue desapareciendo de las cocinas siendo reemplazado por otras aves selectas. Además del Capón, Cascajares ha visto cómo se han multiplicado las ventas de otros productos típicos de la Navidad como su pularda trufada.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario