———————————————–

La Comisión Europea ha calificado esta semana de positiva la sentencia
del Tribunal de Primera Instancia de la UE en la que apoya la prohibición
del uso de cuatro antibióticos piensos, aprobada en 1998, pese a que
había incertidumbre científica sobre sus efectos negativos.
El Tribunal apoyó la decisión de la UE de prohibir, en 1998, el
uso de cuatro antibióticos en alimentos para animales a pesar de que
en ese momento no se habían presentado pruebas suficientes que demostraran
que tales fármacos podrían crear resistencias en humanos.

La portavoz de Sanidad y Protección de los Consumidores, Beate Gminder,
explicó que dicha sentencia, publicada el pasado 11 de septiembre, «resalta
la línea seguida por la Comisión Europea» a la hora de proponer
prohibiciones para productos que puedan causar un problema sanitario.

Gminder recordó que cuando la Comisión Europea propuso prohibir
esos cuatro fármacos había solicitado opinión a los científicos
pero «no estaba claro» su efecto negativo.Sin embargo, el Consejo
de Ministros de la UE decidió aprobar un reglamento en el que se prohibía
su uso para piensos, normativa que motivó un recurso presentado por dos
empresas, sobre el que el Tribunal de Primera Instancia de la UE se pronunció
hoy.

Gminder remarcó que la Comisión Europea se basa en el «principio
de precaución» cuando tiene que tomar decisiones sobre un problema
de sanidad alimentaria, aunque en una primera opinión científica
no hay evidencias suficientes.

No obstante, añadió que en otros casos, como los Organismos Genéticamente
Modificados (OGM) la Comisión Europea no aplica ese principio, sino que
demanda dictámenes científicos sobre cada uno de los transgénicos
antes de permitir su autorización.



Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario