Comparte


———————————————–

Alrededor de un centenar de trabajadores de la empresa avícola Nueva Comarcal de Reus (Tarragona) se manifestaron el pasado viernes 19 frente a la sede de
Nueva Rumasa
en Madrid para pedir una solución al futuro de la compañía, que se encuentra en suspensión de pagos.
Según ha explicado la secretaria de Trabajo de Izquierda Unida, Susana López, que ha participado en la concentración, los trabajadores denuncian que el nuevo propietario de la empresa,
Cinira Investimentos Servicos, ha liquidado prácticamente todos los activos de la empresa, que cifran en cerca de mil millones de pesetas, y mantiene cerrado el matadero desde el mes de mayo.

Nueva Comarcal, la antigua Cooperativa Comarcal de Avicultura de Reus, cuenta con 130 trabajadores y se dedica a la fabricación depienso y al sacrificio de aves. Fue adquirida por la familia Ruiz Mateos a través del «holding» Nueva Rumasa que la vendió en septiembre a Cinira.
Los trabajadores, que no han cobrado sus nóminas desde el mes de octubre, sospechan que la nueva propietaria es en realidad una «tapadera» de Nueva Rumasa, que habría montado toda la operación para quedarse con el patrimonio. Los trabajadores, que llegaron a Madrid en dos autobuses procedentes de Reus, cortaron el tráfico en la calle Pablo Iglesias durante unos minutos para pedir, infructuosamente, que les recibiera algún responsable de Nueva Rumasa.

EFE

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario