Comparte

La carne del capón y la pularda, tan típicos en las comidas navideñas, se diferencian de la de pollo por el momento del sacrificio, el peso y las características de la carne.
———————————————–

En la edad media se preferían los capones, pulardas y gallinas al pollo. Hace solo algunos años el pollo era considerado una carne de lujo reservada para comidas muy especiales como la cena de Navidad.
En la actualidad es la carne más consumida en todos los hogares, hecho que favorece una gran riqueza culinaria y gastronómica a este alimento. Es además una carne magra adecuada para dietas especiales y muy económica.

Las diferencias principales entre estos tres tipos de pollo son:
– la edad de sacrificio, que para el pollo es de 5 meses y para la pularda (hembra capada) y el capón (macho capado) de 5 a 8 meses,
– el peso al sacrificio, siendo menor el del pollo (1 – 3 Kg), pues la pularda pesa entre 2,5 y 3 Kg y el capón con un peso de entre 3 y 3,5 Kg es el más adecuado para prepararlo relleno y asado.
Otra diferencia importante son las características de la carne como el sabor mucho más destacado en el capón que también es muy aromático, y menos importante en el pollo.
Finalmente la terneza también es mayor en el capón (con mucha grasa intramuscular) y en la pularda que en el pollo.

Para saber más sobre tipos de carne de pollo, haz click
aquí

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario