En primer lugar, definimos la palabra carga en términos de incubación: «Colocación de los huevos incubables en máquinas incubadoras». Esto se puede llevar a cabo en dos tipos de máquinas: de carga múltiple o de carga única.

Carga múltiple
Se realiza la colocación de huevos en varias veces y de forma continuada en el tiempo, por lo que en la misma máquina vamos a tener huevos con embriones en diferente estadío de desarrollo. Son máquinas con un manejo simple y sistemas de control básicos de temperatura, humedad y ventilación. Los huevos son colocados en estantes fijos, bandeja a bandeja, o bien en contenedores con estantes o bandejas móviles. Son máquinas de gran capacidad cargados normalmente con huevos de diferentes lotes, calidades saniterias e incluso estirpe.
Ventajas: Menor inversión económica; los huevos que llevan más tiempo de incubación proporcionan aporte calorífico a los que acaban de ser colocados, lo que conlleva un cierto ahorro energético y que se adaptan a incubaciones más pequeñas con costes más bajos.
Inconvenientes: Imposibilidad para crear condiciones óptimas para cada tipo y lote de huevos, así como para cada fase embrionaria. Tambien es imposible limpiar la máquina incubadora y desinfectarla correctamente entra carga y carga, ya que siempre está llena.

Carga única
Se realiza la colocación de huevos de una sola vez con huevos del mismo tipo o lote, con lo que tendremos siempre los huevos de una misma máquina en la misma fase embrionaria. Se realiza en carros con bandejas móviles. El manejo de estas máquinas es más complejo y específico, dado que aquí sí que se va a poder crear las condiciones óptimas de temperatura, humedad y ventilación para cada fase del desarrollo embrionario, teniendo en cuenta las características según el origen de los huevos.
Ventajas: Maximizar la incubabilidad y calidad de los pollitos, así como poder determinar con más precisión el momento de la eclosión y la uniformidad del nacimiento de los pollitos y también el poder limpiar y desinfectar con facilidad y profundidad después de cada incubación.
Inconvenientes: Mayor inversión económica, requieren de algo más de espacio para su montaje, mayor consumo energético y necesidad de acumular huevos de un mismo lote hasta completar la capacidad de la máquina.
Actualmente el predominio es hacia máquinas de carga única, ya que la selección genética cada vez es más precisa y específica, haciendo que los parámetros de incubación sean muy concretos y determinados para cada fase embrionaria, y solo de esta forma se podrá optimizar el potencial genético y productivo de las reproductoras.

Etiquetas:

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario