Comparte

Como respuesta rápida, contestaríamos enseguida que SI, aunque aclarando inmediatamente que con ello nos referiríamos a la gallina silvestre – la ancestral de las selvas asiáticas -.o la campera, correteando libremente en nuestras masías, caseríos o cortijos.

La gallina la clasificaríamos así como un ave “omnívora” –que come todo lo que encuentra a su disposición -, cuya aguda visión, junto con su curiosidad, le permite encontrar en el terreno todo aquello que llama su atención, aprehendiéndolo con el pico y tragándoselo inmediatamente… a menos que por su tamaño, su olor, su gusto o por cualquier otra circunstancia merezca su rechazo. Así, forman parte de la alimentación habitual de la gallina en el campo tanto los granos de cereales o de leguminosas, como las hojas o tallos verdes de las plantas, los gusanillos o insectos que encuentre en el terreno, las mismas piedrecillas de éste y un largo etcétera de sustancias, a cual más diversa.

Con todo ello esta gallina campera conforma su alimentación, pero solo hasta cierto punto equilibrada en cuanto a disponer de unas fuentes de proteína animal, unos elementos vegetales aportando carbohidratos y vitaminas, unos minerales con tal vez las fuentes del calcio requerido para formar la cáscara del huevo, etc. Solo que, este “cierto equilibrio” – aparte de otras circunstancias medioambientales – no permitirá a tal gallina expresar al máximo su capacidad genética o, lo que es lo mismo, ni al hombre obtener de ella unos buenos rendimientos, en puesta o en carne.

En confinamiento estricto, tanto si tenemos a esta gallina en batería, como si la explotamos sobre yacija, las cosas son diferentes pues depende totalmente de lo que le suministremos, con lo cual “ya no come de todo”, sino solo de lo que aporte el pienso. Y si bien hasta hace unos años aun podíamos decir que las raciones podían contener una pequeña parte de proteína animal – harinas de carne o pescado -, desde la crisis de las “vacas locas” esto se halla prohibido y todo lo que reciben nuestras gallinas – como nuestros pollos broiler – es una mezcla de harinas de origen vegetal, esto si, complementadas con aquellos elementos minerales y vitaminas que consideramos necesarios para mantener unas producciones adecuadas.


Etiquetas:


Comparte

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario