Comparte

Los precios mundiales de los cereales y de las semillas oleaginosas continúan
siendo «extremadamente volátiles» debido a las incertidumbres
en torno al suministro y a la situación de los mercados financiero, energético
y de materias primas. Así se puso de manifiesto el 24 de enero en el
último informe del Consejo Internacional de Cereales, según el
cual los precios del trigo y las habas de soja, especialmente en los mercados
de futuros estadounidenses, marcaron nuevos récords en los dos últimos
meses.
———————————————–

Los precios mundiales de los cereales y de las semillas oleaginosas continúan
siendo «extremadamente volátiles» debido a las incertidumbres
en torno al suministro y a la situación de los mercados financiero, energético
y de materias primas. Así se puso de manifiesto el 24 de enero en el
último informe del Consejo Internacional de Cereales, según el
cual los precios del trigo y las habas de soja, especialmente en los mercados
de futuros estadounidenses, marcaron nuevos récords en los dos últimos
meses.

Habrá que ver en las próxima semanas cómo los cultivadores
del hemisferio norte responden a las modificaciones de precio cuando planten
sus cosechas de primavera y habrá también que esperar al resultado
de las cosechas de maíz y de sorgo del hemisferio sur. Los mercados del
trigo se beneficiaron de un incremento algo inferior a lo anticipado de las
plantaciones de ese cereal en Estados Unidos y de la fuerte demanda de las variedades
«premium» para molienda. Algunos países exportadores adoptaron
nuevas medidas para garantizar el suministro interno mientras que varios importadores
redujeron o eliminaron los impuestos a la importación del trigo o la
harina.

La demanda de trigo para molienda siguió siendo fuerte, a pesar de los
precios elevados. Los precios del maíz estadounidense registraron fuertes
subidas netas dada la gran demanda exportadora, que superó en un 30 %
a la del año pasado. El interés por la cebada para pienso cayó
algo debido al limitado interés comprador, aunque sigue alta. Por el
contrario, subieron los precios del sorgo en paralelo con el maíz y también
en respuesta a la fuerte demanda importadora de Estados Unidos.

A pesar de las caídas recientes, los precios de las semillas oleaginosas
y de los aceites vegetales registraron nuevas ganancias netas al haber roto
a mediados de junio los futuros de haba de soja en Estados Unidos un récord
vigente desde 1973. Entre los factores que más contribuyeron a ello fueron
la fuerte demanda de habas de soja, especialmente de China, la gran actividad
de los fondos en futuros estadounidenses, los altos precios de la energía
y las perspectivas de una oferta global más ajustada.

También subieron de modo significativo los precios del arroz debido
a la fuerte demanda de los importadores, especialmente en el caso de las variedades
de menor calidad, y a los limitados suministros de algunos exportadores clave
como Tailandia, cuya moneda se fortaleció frente al dólar estadounidense.

La producción mundial de cereales se prevé que sea de 1.657 millones
de toneladas, 2 millones menos de lo calculado en noviembre debido a una revisión
a la baja de la producción de maíz en EE.UU. y al tiempo seco
en Argentina. El consumo global, por el contrario, se ha revisado al alza por
la mayor demanda prevista para la alimentación animal en Estados Unidos
y ahora se calcula que será de 1.676 millones, 9 millones más
de lo antes previsto.

EFE

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario