De acuerdo con una nueva legislación sobre los contratos de integración
de los productores de broilers de Estados Unidos, a partir del 4 de enero del
2010 todos ellos tendrán que ser revisados con el fin de ajustarse a
unas nuevas disposiciones que les permitirán una mayor seguridad en su
trabajo.
———————————————–

De acuerdo con una nueva legislación sobre los contratos de integración
de los productores de broilers de Estados Unidos, a partir del 4 de enero del
2010 todos ellos tendrán que ser revisados con el fin de ajustarse a
unas nuevas disposiciones que les permitirán una mayor seguridad en su
trabajo.
Según la «American
Farm Bureau
«, el «lobby»
de los granjeros ante el Congreso de los EEUU, esto será vital para los
productores que, en adelante, no se podrán encontrar «colgados»
por una repentina quiebra de la empresa integradora, como ocurrió recientemente
con el
cierre de la Pilgrim´s Pride, que dejó en la estacada
, sin
previo aviso, a unos 170 criadores.

De acuerdo con la nueva legislación, de ahora en adelante los contratos
deberán estipular que un pre-aviso de 90 días a los criadores
cuando la empresa no vaya a renovárselos. Además, cuando un futuro
criador se plantee la instalación de una granja en base a lo hablado
con una integradora, ésta deberá proporcionarle una copia impresa
del contrato antes de poner en marcha el proyecto. Por último, los criadores
tendrán el derecho de discutir las cláusulas de «confidencialidad»
estipuladas en los contratos con asociaciones profesionales, asesores gubernamentales,
abogados, etc. con el fin de asesorarse debidamente antes de firmarlos.

En EE.UU. se considera que la típica granja de broilers dispone de 4
naves, de unos 2.000 m2 cada una, con una capacidad para unos 30.000 a 35.000
pollos y que el coste de su instalación es de unos 650.000 a 700.000
E, lo que suele financiarse en unos 15 años.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario