De la alfalfa al pollo por la puerta grande

Desde la Real Escuela de Avicultura hemos defendido siempre que la cría de aves para consumo humano es una excelente manera de fijar población en el entorno rural. Este ha sido el caso de la familia Alcolea, que han decido entrar en el sector del pollo, y hacerlo por la puerta grande tras consultar con otras granjas avícolas y los requerimientos de las integradoras.

Para conocer este caso concreto de nuevo avicultor de carne procedente de la agricultura, y sin ninguna experiencia previa con aves, visitamos la granja de Efrén Alcolea Martí, un joven productor de pollos, tan “joven” que la que vimos era la primera crianza efectuada en la misma, por estar estrenándose en esta actividad.

Cuando hace unos años Efrén Alcolea se reunió con su padre y le dijo que quería diversificar el negocio agrícola familiar con ganadería, sin dejar de cultivar ni alfalfa ni maíz, como viene haciendo su familia desde hace años, tras evaluar varias especies animales se decantó por el pollo de engorde.

Vista aérea de la nueva granja, a golpe de dron.

 

Situada en Gimenells, una pequeña población al oeste de Lérida, puede decirse que la nueva explotación se halla en el “meollo” de uno de los principales polos de crianza de pollos del país, por las importantes zonas productoras vecinas de Huesca, Navarra y Zaragoza, con destacadas integradoras, granjas de reproducción, fábricas de piensos, mataderos y procesadores de aves, empresas de equipamientos, etc.

Así que la decisión inicial para quien no estuviera en el sector ya era importante: saber elegir bien en quien confiar, tanto para el montaje de la granja como para recibir el asesoramiento necesario para criar los pollos e integrarse en su modelo de producción. Y sin experiencia familiar en avicultura, pues la que tenía el padre de Efrén en producción animal solo había sido con los conejos, asesorarse en una granja ya cerrada, la elección no era fácil, aunque tras asesorarse en otras fuentes terminaría por apoyarse en dos empresas punteras

  • Exafan, de Zaragoza, para el montaje y equipamiento de la granja, una de las más destacadas del país para distintos tipos de instalaciones ganaderas, y
  • Pondex, de Lleida, del Grupo Vall Companys, para la producción integrada de pollos, con el asesoramiento puntual en cuanto a lo anterior.

 

La granja «ideal», en síntesis

Dado que del manejo en sí poco podemos hablar, al haber accedido a la instalación al cabo solo de 18 días de haber recibido el primer lote de pollitos, veamos con algo de detalle el concepto general de la granja.

Situada en un terreno de 3,5 Ha, desglosado de la finca del padre, al lado de una carretera comarcal, puede decirse que, de él, solo se aprovechó una pequeña parte para el montaje de las dos primeras naves con las que Efrén ha querido iniciar su experiencia avícola, reservando el terreno adyacente para una ampliación futura. En la vecindad, no hay ninguna otra granja avícola, aunque no muy lejos se encuentran otras de cerdos y terneros, que no le preocupaban.

En la actualidad la granja consta de 2 naves para los pollos que, con sus casi 2.000 m2 construidos, aparte de las otras edificaciones a las que nos referiremos, tiene una capacidad autorizada para 70.000 pollos en total.

La explotación en sí se halla en un recinto vallado de unos 160 x 50 m y consta de:

  • Las dos naves paralelas, de 130 x 15,3 m, para los pollos, separadas entre sí unos 7 m.
  • Un “container sanitario” de acceso independiente con duchas y vestuarios para el cambio de ropa de los operarios del equipo para la recogida de los pollos. Este habitáculo separado y de uso exclusivo los días de carga es una novedosa medida de refuerzo de la bioseguridad que cada vez será más exigida por las integradoras.
  • Un vestíbulo para cambio de ropa del avicultor y de las visitas, con lavabo y ducha.
  • Un amplio “cuarto de mando”, en la cabecera de las naves, equipado con la última generación de la conocida familia de ordenadores SCA de Exafan para el control ambiental, el equipo de tratamiento del agua de bebida y los depósitos para ésta, etc.
  • Un recinto para el grupo electrógeno de 80 Kw en el que también se halla el intercambiador de corriente C/A de la instalación fotovoltaica.
  • Las 82 placas de 438 w de la instalación fotovoltaica para abastecerse de la energía eléctrica de origen solar. con 36 Kw de potencia instalada, colocadas en la cubierta de una de las naves.
  • Los 4 calefactores Exafan EKOCLIMA 80 por nave, 8 en total.
  • 5 silos para pienso, para 17 t cada uno, en el extremo “sucio” de la granja.
  • Un tanque para propano a granel, de 24,5 m3, en el mismo extremo.
  • Un depósito para cadáveres, en el mismo lugar. Un depósito exterior de H2O para 150 m3.

A la izquierda, el avicultor, Efrén Alcolea Martí, con el responsable comercial de Exafan, Lolo Mercadal, responsable de este nuevo proyecto.

 

En la entrada de la granja, una cancela metálica corredera, en el extremo opuesto a la llamada “zona sucia”, con un arco de desinfección automática para vehículos, complementa la excelente impresión general de todo ello, por su perfecta planificación, limpieza, orden, etc.

La habitación independiente, para los operarios del equipo de recogida de los pollos, es la primera vez que la vemos en una granja comercial.

 

De ”habitáculo” a “Puente de mando”

A diferencia de lo que es habitual, que es ubicar el ordenador de control en un pequeño vestíbulo o habitáculo a la entrada de cada nave, Exafan propuso a Efren montar un único “Puente de mando” o “Cuarto de control”.

De medidas espectaculares, 15x 5 m, su gran tamaño aloja el sistema de ordenadores, los cuadros eléctricos, etc, disponiendo de espacio de sobras para otros usos.

En su interior alberga algo que nos ha parecido muy interesante y simple. Se trata de una amplia mesa de despacho con un PC ordinario con dos pantallas, desde el que se halla replicado y en tiempo real lo mismo que se ve y se controla desde cada ordenador Exafan SCA (Sistema de Control Avícola integral) de pared.

Solamente que, al verlo en pantalla grande, y poder visualizar a la vez cada nave en los dos monitores, y sentado, hace que el seguimiento sea más fácil y ergonómico, y en consecuencia los ajustes más finos.

 

El puesto de mando central, con la comodidad de gobernar todo el funcionamiento desde un solo lugar.

 

3. El panel de toda la compleja instalación eléctrica de la granja.

 

Además, gracias a una cámara de video 360º omnidireccional de alta resolución, ubicada cenitalmente, una por nave, se puede ver con una altísima resolución cualquier punto de la nave, incluso hicimos la prueba de hacer zoom en cama de los extremos pudiendo ver perfectamente la calidad de la misma. La disposición de dos monitores permite ver a la vez el estado de los pollitos en cada nave.

 

El nivel de resolución óptica de la cámara cenital 360º es impresionante, pudiendo hacer “zoom” en cualquier punto de la nave por lejos que esté.

Incluido en el cuarto de mando, un recinto independiente para el tratamiento del agua potable con 2 depósitos de 2.000 litros cada uno, dosificador para medicaciones, etc., realizada por la empresa Arvet de Lleida.

Desde este “cuarto de mando” se realiza el acceso diario del avicultor a cada una de las naves a través de un pequeño vestíbulo en el que hay una división para las clásicas zonas “sucia” y “limpia”. Y también al espacio central entre una nave y otra, de unos 6 m de ancho, con una acera pavimentada y un amplio espacio con grava y aliviaderos en su centro que, según nos dijeron, al cabo de una hora de un fuerte aguacero, ya había drenado toda el agua recogida.

A destacar también que el ordenador Exafan SCA (Sistema de Control Avícola integral) va actualizando y optimizando su software continuamente, instalándose estas actualizaciones bien desde la nube o bien físicamente en la propia explotación.

 

Los accesos

Cada nave cuenta con un gran portón, para poder entrar a sacar los pollos, así como para su limpieza, en la llamada “zona sucia”, situada en el extremo opuesto a la entrada del personal. Además, en el centro de cada nave, por el espacio comprendido entre las dos, hay otra puerta pequeña, para entrada del personal, cuando convenga.

1. Todo vehículo que entra en la explotación obligatoriamente debe pasar por el arco de desinfección de bajos, que rocía con solución desinfectante ruedas, carrocería inferior y la carrocería inferior del camión.

 

Las naves, de Exafan, y su equipamiento

En cuanto a las naves en sí, se trata de estructuras prefabricadas de Exafan, montadas sobre perfiles metálicos de acero de tipo IPE, elegidos por su flexibilidad y resistencia mecánica, con un acabado galvanizado en caliente y pórticos cada 5 m, sobre los que se apoyan las correas metálicas de tipo C.

Sobre éstas, la cubierta de plancha metálica, formada por paneles aislados con 5 cm de poliuretano, forma un conjunto que se prolonga unos 50 cm sobre los muros laterales. Éstos, a su vez, están formados por paneles sandwich de 30 cm, rellenos igualmente de poliuretano, con lo que se proporciona un aislamiento perfecto a todo el conjunto constructivo.

La calefacción se suministra por medio de 4 generadores de aire caliente por cada nave, en concreto el modelo de Exafan EKOCLIMA 80, de combustión externa por gas, situados 3 de ellos a lo largo de la fachada enfrentada a la de la nave opuesta y uno en el extremo de la nave más cercano a la entrada de personal de la finca. La capacidad de cada uno es de 60.200 Kcal/h.

La ventilación es longitudinal, operando en invierno y con pollos pequeños mediante la entrada de aire por trampillas en lo alto de ambas fachadas y extractores situados en el extremo de las naves cercano a la zona “sucia” de la granja, mientras que en verano y con pollos crecidos la entrada de aire tiene lugar por paneles de refrigeración evaporativa, situados en ambos costados del extremo opuesto de las mismas.

2. A la entrada encontramos un “container sanitario”. Este habitáculo separado dispone de duchas y vestuarios exclusivos para los operarios del equipo para la recogida de los pollos. Esta novedosa medida de refuerzo de la bioseguridad cada vez será más exigida por las integradoras.

Se han cuidado con esmero todos los detalles, y en especial, el «cuarto de mando» que se parece más a la cabina de mando de un avión que a los antiguos habitáculos pequeños donde se colocaba el ordenador y cuadros eléctricos.

Esta mejor ergonomía de trabajo facilitará sin duda un mejor seguimiento zootécnico y ambiental en el día a día.

Hay 20 en total en cada fachada y se abren en 4 secciones, según convenga por la temperatura interior en aquella sección de la nave. En el  exterior disponen de una pantalla abovedada, de plástico.

Los paneles de refrigeración, para entrada de aire cuando convenga, bien en verano o con pollos ya hacia el final de su crianza, son de celulosa de 1,8 metros de altura por 20 m de largo y 15 cm de grosor, accediéndose a ellos por un estrecho pasillo protegido exteriormente por tela metálica, a prueba de entrada de pájaros.

El nivel de resolución óptica de la cámara cenital 360º es impresionante, pudiendo hacer “zoom” en cualquier punto de la nave por lejos que esté.

Tal como pudimos constatar todo el interior de la nave dispone de luz natural gracias las “ventanas”, que no son tales sino trampillas de ventilación traslucidas. Interior de una de las naves, con pollitos de 18 días, a través de un cristal desde el “cuarto de mando”.

 

4. La conexión a Internet está duplicada, por satélite y por 4G, obteniendo así garantía total para las alarmas y el control remoto.

5. Las placas fotovoltaicas montadas proporcionarán aproximadamente un 30% del total del consumo eléctrico.

Para la extracción de aire cada nave cuenta con los siguientes ventiladores:

  • 2 pequeños, de 12.000 m3/h, en lo alto del muro piñón opuesto a la entrada
  • 2 medianos, de 21.000 m3/h, al lado de los anteriores
  • 3 grandes, de 38,000 m3/h, de persiana, en la fachada frente a la otra nave
  • 3 grandes, de 42.000 m3/h, de cono, en el final de la fachada opuesta
  • 6 grandes, de 42.000 m3/h, de cono, en el muro piñón opuesto a entrada

6. La calefacción instalada por Exafan es de combustión externa por gas, acorde con las nuevas directivas y tendencias y mejorando el confort ambiental de las aves. En concreto se suministra por medio de 4 generadores de aire caliente por cada nave, Eko-Clima 80, situados 3 de ellos a lo largo de la fachada enfrentada a la de la nave opuesta y uno en el extremo de la nave más cercano a la entrada de personal de la finca. La capacidad de cada uno es de 60.200 Kcal/h. Se han cuidado todos los detalles como por el ejemplo poner un vierte aguas encima de cada uno como se aprecia en la foto.

 

El funcionamiento de todos ellos, obviamente, está regido por lo programado en el ordenador al que luego nos referiremos, con la puesta en marcha progresiva de los elegidos, según convenga por la edad de los pollos y los datos indicados por las diferentes sondas.

Para iluminación se cuenta con 56 tubos fluorescentes de 28 w, dispuestos siguiendo la inclinación de la cubierta, en 2 líneas, proporcionando una muy buena uniformidad a todo el criadero.

Para el reparto de pienso se dispone de 4 líneas de comederos de plato, modelo Leo, que sirve tanto de plato de iniciación, desde el día 0, hasta el fin del engorde, reduciendo los trabajos manuales significativamente. El transporte de pienso es por sinfín, alimentados desde las correspondientes minitolvas iniciales que, a su vez, reciben el mismo de los silos exteriores. Un detalle especial de estos es que en tanto hay 2 de ellos asignados a cada una de las naves, el central puede contener el pienso destinado a una u otra, según se elija, a voluntad, en base a las necesidades de las mismas.

Para el suministro de agua se cuenta con 5 hileras de bebederos de tetina, instaladas de la forma habitual, es decir, intercaladas con las de los comederos y conectadas con los depósitos a través de un contador – uno para cada nave – que transmite de forma inmediata al ordenador el consumo del momento y el acumulado en la crianza.

 

7 y  8. El diseño de la explotación realizado por Exafan ubicó el tanque de propano y los containers de cadáveres en el extremo “sucio” del recinto. De esta manera, ni el camión de propano ni el de recogida de cadáveres precisan entrar en el recinto para nada.

 

9. La transferencia del pienso a los silos se realiza totalmente desde fuera del vallado, un criterio de bioseguridad ya imprescindible en toda granja moderna. Los dos silos de la derecha van para la nave 1, los dos de la izquierda para la nave 2; y el del medio puede servir a la nave 1 o a la 2 según conveniencia.

 

 

 

Cada nave dispone de los siguientes controles, todos ellos conectados con un ordenador Exafan SCA, uno por cada nave, situados ambos en el cuarto de mando central:

      • 6 sondas de temperatura interior
      • 1 sonda de temperatura exterior
      • 1 sonda de humedad
      • 1 sondas de CO2 1 depresiómetro
      • 1 cámara de visión de los pollos, situada en el centro y giratoria 360º

Un aspecto que nos llamó la atención fue el de saber que cada nave dispone de un par de vallas móviles de “antimigración”, bien para ser utilizadas para separar los sexos si los pollitos llegan sexados, o bien para evitar una acumulación de los mismos en un extremo determinado a causa de unas distintas temperaturas. Sin embargo, luego pudimos ver en pantalla que las que había en el momento de nuestra visita apenas diferían en 0,5 ºC entre los diferentes puntos registradas con las sondas, por lo que creemos que para esta segunda misión poco tendrán que utilizarse.

Todo el conjunto está regido por la información recogida en los ordenadores – uno para cada nave – SCA situados en el cuarto de mando central de la granja. Pero vale la pena destacar que, a diferencia de la mayoría de las granjas que hemos conocido, en los que la misma es accesible por la propia pantalla del ordenador de control, en este caso se controla desde una gran mesa de despacho en el cuarto de mando con un espectacular sistema de dos pantallas planas grandes, conectadas a un PC ordinario.

La espectacular mejora en ergonomía que representa el control sentado, con teclado y mouse, en lugar de hacerlo de pie y con las nunca suficientemente grandes pantallas del ordenador de control, facilita enormemente el seguimiento y ajustes de todos los parámetros ambientales y productivos, así como la comparación en tiempo real de cada nave.

Y puestos a criticar, pues de todo tiene que haber en las granjas, solo encontramos a faltar un detalle: la ausencia de una báscula para el pesado “automático” de los pollos que se suban a ella. Sin embargo, tal como nos indicó Efrén, en base a las opiniones recogidas de otros criadores, él confiaba más en una pesada semanal aleatoria de un grupo significativo de pollos que en ello…, creyendo que no le falta razón.

 

El “summum” de ello es la observación de lo que realmente ocurre en cada nave, sin tener que entrar en las mismas.

Esto se consigue mediante la cámara de visión instalada exactamente en el centro de ellas, pero con la particularidad de que, al ser giratoria 360 % y con “zoom”, puede ser dirigida hacia la zona que más interesa, ampliando la visión hasta el más pequeño detalle del suelo.

Y, ni qué decir tiene, toda esta información se halla disponible en el móvil de Efrén y en el ordenador de su domicilio. Así, lo único que hace falta es recordar mirarla y no ser remiso para entrar en las naves tantas veces como convenga, por aquello de que “el ojo del amo engorda al caballo”…

10. El extremo “sucio” de una de las naves, con el gran portón para retirada de los pollos y la colocación de los distintos ventiladores.

 

11. La abertura de ventilación desde fuera de la nave. Al ser translúcida permite la entrada plena de luz exterior a la nave.

 

La razón por la que Exafan ha montado todas las trampillas de aire translucidas es la exigencia de la integradora, “obligada” cada vez más por las grandes cadenas alimentarias, a que todos los pollos tengan acceso a luz natural. En la foto, la trampilla translucida desde el interior de la nave.

 

12. Los pasillos de los “coolings” o humidificadores disponen de ventanales en la cubierta justo encima de las trampillas de ventilación translucidas para que no deje de entrar la luz exterior por ninguna de las compuertas de ventilación.

 

13. La distancia entre ambas naves es de 7 metros. Podía haber sido mayor pero se ajustó a estos 7 metros ya que de esta manera en la finca colindante reservada pueden emplazarse en un futuro dos nuevas naves, doblando la capacidad total de la explotación.

 

Fuente:  Reportaje publicado en SELECCIONES AVÍCOLAS Nº 745

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario