Comparte

Hace unos días, la alarma saltó en México tras detectarse un nuevo brote de gripe aviar en Aguascalientes, concretamente en dos granjas productoras de huevo ubicadas en el municipio de San Francisco de los Romo, al norte del Estado. El avicultor fue el que dio parte a las autoridades, y el Gobierno se apresuró a decir que el foco estaba controlado y que se habían vacunado a 6 millones de gallinas. El virus tiene una genética similar al que causó tantos problemas en junio del año pasado en Jalisco, hasta llegar a provocar un grave desabastecimiento de huevos. Sin embargo, en esta ocasión el gobierno mexicano tiene claro que no acabará en epidemia.

Así lo ha asegurado el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, que fue entrevistado durante el Foro México 2013, convocado por los principales organismos internacionales. Guajardo aseguró que las aves sacrificadas en estas últimas granjas representan menos de 1% de la producción nacional, por lo que descartó un impacto en abastecimiento y precios.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario