———————————————–

Según un anuncio hecho por el Ministro de Alimentación de Dinamarca, Mr. Henrik D. Kristensen, el
pasado enero, este país ha prohibido el empleo del antibiótico virginiamicina en la alimentación de las
aves y el ganado.

La prohibición se justifica, según un comunicado de la Administración danesa, en un informe del
Laboratorio Nacional Veterinario en el que se indica la posibilidad de que «en el futuro el hombre no
pueda ser tratado con ciertos tipos de medicamentos debido al uso de la virginiamicina ya que
existen bacterias en los animales que han llegado a crear resistencia contra este antibiótico,
existiendo al mismo tiempo una resistencia cruzada en relación con otros antibióticos empleados en
el tratamiento de enfermedades de la especie humana».

En consecuencia, el citado Laboratorio ha preferido aconsejar al Ministerio la prohibición del citado
antibiótico, sin esperar a que se pueda presentar algún problema, cosa que éste ha hecho sin
demora.

Según Pfizer, el fabricante de la virgi-niamicina, quienes más perderán con esta prohibición serán los
criadores daneses de porcino, quienes durante muchos años se han beneficiado con el uso de este
antibiótico. Un portavoz de esta empresa ha indicado que en materia de sanidad humana, como es
este caso, lo esencial es tomar las decisiones en una bien documentada base científica, lo que no
parece haberse seguido en Dinamarca.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario