La reforma de la Egg Products Inspection Act es una prioridad para el Congreso en 2012, tras el acuerdo alcanzado por las asociaciones de defensa de los animales, los consumidores y los productores.

La ley copia parte de la norma UE. Incluye:

– Cambio de las jaulas convencionales por las enriquecidas, con el doble de espacio y perchas, nido y zona de escarbar;
– Etiquetado de los estuches con la forma de cría “huevos de jaula”,“huevos de jaula enriquecida”, “huevos de gallinas sin jaula” y “huevos de gallinas en libertad”;
– Se prohíbe la muda con ayuno de pienso o agua;
– El sacrificio de ponedoras solo con sistemas aprobados por la Asociación Veterinaria;
– Control del nivel de amoniaco en la nave

-Prohibir en todo EE.UU. la venta de huevos y ovoproductos que no cumplan la norma.

Varios estados han aprobado ya normas mínimas, a veces contradictorias, que obligan a los productores de huevos del estado y a quienes comercializan en él.

La única solución para evitar un serio problema de mercado es aprobar una norma federal. Los productores consideran que es buena para productores y clientes, y para la supervivencia del sector.
Afectará a 280 millones de gallinas. Se prevé una adaptación progresiva en plazos hasta de 18 años, para dar tiempo.

 

Fuente: INPROVO

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario