Comparte

carne-ave-salmonellaEl Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) y el Servicio de Inocuidad e Inspección de los Alimentos (FSIS) han anunciado una reforma del sistema de inspección avícola para la fabricación de productos de pollo y pavo más seguros para los consumidores. Las compañías avícolas tendrán que cumplir con los nuevos requisitos para el control de salmonella y campylobacter.

«Estados Unidos se ha basado en un modelo de inspección de aves de corral que se remonta a 1957, mientras que las tasas de enfermedades transmitidas por los alimentos debido a salmonella y campylobacter se mantienen obstinadamente altas. El sistema que estamos anunciando impone requisitos más estrictos a la industria avícola y garantiza que los alimentos se están procesando de manera segura. Estas mejoras hacen uso de la ciencia para modernizar los procedimientos de inocuidad de los alimentos y evitar miles de enfermedades cada año», dijo el secretario de Agricultura, Tom Vilsack.

El FSIS requerirá ahora que todas las empresas avícolas tomen medidas para evitar la contaminación de salmonella y campylobacter, en lugar de abordar la contaminación después de que ocurra. También por primera vez en la historia, se requerirá que todas las instalaciones de aves de corral lleven a cabo su propio análisis microbiológico en dos puntos de su proceso de producción, para mostrar que ellos están controlando estas posibles contaminaciones. Estos requisitos son adicionales a la propia prueba del FSIS, que la agencia seguirá llevando a cabo.

El FSIS también está introduciendo el NPIS opcional, en el que las empresas avícolas deben clasificar su propio producto por defectos de calidad antes de presentarla a los inspectores del FSIS. Este sistema permite a los inspectores del FSIS centrarse menos en las tareas de control de calidad de rutina, que tienen poco que ver con la prevención de agentes patógenos como la salmonella, y centrarse más en las estrategias que han demostrado fortalecer la inocuidad alimentaria. Más inspectores estarán ahora disponibles para eliminar con más frecuencia las aves desde la línea de evisceración para primero realizar exámenes de inocuidad de alimentos, tomar muestras para pruebas, revisar el saneamiento de la planta, verificar el cumplimiento de los planes de inocuidad, observar aves vivas para detectar signos de enfermedad o maltrato, y garantizar que las plantas están cumpliendo con todas las regulaciones aplicables.

La propuesta fue publicada por primera vez el 27 de enero de 2012, y ha entrado en vigor hace sólo unos días, el pasado octubre. La norma se va a ir aplicando progresivamente según sea el tamaño del establecimiento: a partir del 19 de noviembre en establecimientos de mas de 500 empleados, a partir del 19 de diciembre cuando hay entre 10 y 500 empleados y el 17 de febrero cuando el establecimiento cuenta con menos de 10 empleados.

El FSIS estima que el NPIS evitará casi 5.000 enfermedades de salmonella y campylobacter transmitidas por los alimentos cada año. Los casos de salmonella se han mantenido estables, con algunos picos, en los últimos diez años, mientras que campylobacter es la segunda enfermedad transmitida por alimentos más reportada en los Estados Unidos.

 

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario