Comparte

R. Kalmendal y R. Tauson

XIII European Poultry Conf. Tours, 23/27-8-2010

El picaje de las plumas, así como el subsiguiente canibalismo que puede verse con frecuencia, han constituido un problema para muchos a partir del momento en que se ha cuestionado la práctica de cortar el pico de las pollitas. En relación con ello, una creencia clásica es la de que el problema del picaje puede hallarse relacionado con el contenido de fibra del pienso, reduciéndose al aumentar éste.

De ahí que hayamos tenido interés en realizar una experiencia para ver el efecto del tipo y el nivel de fibra en la alimentación de las gallinas sobre la incidencia del picaje de plumas y su comportamiento en relación con algunos indicadores de su agresividad. La prueba la efectuamos con un total de 1.200 pollitas de 16 semanas de edad, de dos tipos genéticos diferentes ‑LSL y LB‑, con el pico sin cortar y alojadas en un aviario provisto de comederos y bebederos en los 2 niveles inferiores, de bebederos y aseladeros en el superior y de nidales en una pared lateral. Con 3,1 gallinas/m2 ‑entre el suelo y los slats‑, la experiencia se inició a 20 semanas de edad y finalizó a las 49 semanas

Se ensayaron 3 tratamientos experimentales, consistiendo en una alimentación a base de: 1) una ración control ‑CON‑, con trigo como cereal único, el 18,2 % de proteína, 2.600 Kcal/kg y el 3,9 % de fibra bruta; 2) una ración de alta fibra ‑RAF‑, con un 26 % de girasol y los mismos valores en proteína y energía, pero con un 8,1 % de fibra bruta; 3) la misma ración CON más un forraje ‑alfalfa‑ suministrada en comederos aparte y ad libitum. Las raciones CON y RAF se suministraron granuladas.

Resultados

Se exponen resumidos en las tablas adjuntas para los dos tipos de aves conjuntamente.

En lo referente al estado del plumaje, en el cuello y las alas no se observó ninguna diferencia significativa entre las aves de los distintos grupos. Pero en los restantes lugares indicados en la tabla 1, sí las hubo, resultando significativamente peor el de las aves recibiendo la dieta CON que las de los otros dos grupos, de lo que se deduce una positiva influencia de los altos niveles de fibra sobre la condición del plumaje. Por otra parte, el tipo genético también guardó relación con ello, resultando significativamente peor el estado del plumaje de las aves LSL que el de las LB.

Todo ello repercutió en las heridas observadas en la cresta y la cloaca, por picaje, más graves entre las aves alimentadas con la dieta CON que entre las que recibieron, de una forma u otra ‑RAF y C+A‑ unos altos niveles de fibra, lo que, a su vez, repercutió en la mortalidad por canibalismo, más grave entre las primeras.

En resumen, todo ello cabe relacionarlo con el contenido y el tipo de fibra de la dieta de las gallinas, por más que el simple análisis de los valores en «fibra bruta» de las raciones no permite una previsión muy fiable.

Tabla 1. Baremos del estado del plumaje (&) a 55 semanas de edad (*)

Tipo de alimentación CON RAF C+A

Pecho 2,24 b 2,30 b 2,66 a

Cloaca 1,61 b 1,85 ab 2,90 a

Dorso 2,08 b 2,34 ab 2,98 a

Cola 2,11 b 2,28 ab 2,79 a

 

(&) 1: peor; 4: mejor

(*) Las cifras de la misma línea seguidas de una letra distinta son significativamente diferentes (P < 0,05)

 

Tabla 2. Baremos de las heridas por picaje (&) y mortalidad a 55 semanas de edad (*)

Tipo de alimentación CON RAF C+A

Picaje de cresta 2,96 b 3,23 a 3,21 a

Picaje de cloaca 2,89 b 3,14 b 3,89 a

Mortalidad, % 3,41 1,46 0,50

 

(&) 1: más grave; 4: menos grave

(*) Las cifras de la misma línea seguidas de una letra distinta son significativamente diferentes (P < 0,05)

Etiquetas:


Comparte

1 comentario

  1. Se sabe que el requerimiento de fibra para ponedoras y reproductoras podria estar entre 2 a 8% .

    Cuales serian las consecuencias para las aves si ese contenido de fibra aumentara a un 23%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario