Resumen Conferencia impartida por  Gonzalo Arellano Peche de Agrícola Arenas, en las Jornadas Profesionales de Avicultura 2014 en el marco del salón SIAG (Salón Internacional de la Avicultura y Ganadería) 

Gonzalo-arellano[1]

La RAE define aclarar como el hecho de “hacer menos espeso o denso” a algo. En el caso que nos ocupa, las granjas de broilers, se consigue con ello aunar los intereses de todas las partes implicadas: el integrado (que reduce la cantidad inicial de pollos entrados), la propia integración (que consigue aumentar su productividad y mejorar los resultados técnicos) y por último el integrador (que obtiene los pollos que necesita para comercializar canales de asadero). Al menos debería ser así. La pregunta es si realmente lo es.

En el párrafo anterior el flujo de decisiones va desde la granja hacia el matadero, pasando por la integración. Pero realmente el hecho decisorio ocurre después de sacrificados los pollos. ¿Existe una demanda de pollo de asadero? ¿Qué cantidad de pollos necesita el integrador para satisfacer la demanda de sus clientes? ¿Cómo optimizar esta producción en cuanto a cantidades, costes, peso requerido, calidad de la canal, etc.? Parece como si los intereses de las granjas y sus necesidades fueran secundarios en este tema. Y realmente así es, al igual que los intereses de la integración (si fuera independiente).

En cualquier sector productivo, si una empresa tiene un nicho de mercado y una cartera de clientes, para darles servicio debe venderles aquello que le demandan y no otra cosa, ya que si el producto que requieren se puede fabricar y encontrar en el mercado, acudirán a otro proveedor que sí disponga de él a comprarlo. Aplicando este criterio a nuestro sector, la empresa (in­tegrador) producirá de forma especializada (integración) en las unidades de producción (integrados) el pollo requerido para ser transformado en la planta de procesado y posteriormente distribuido y vendido. El flujo de decisiones parte, no ya del integrador, si no del cliente final que demanda sus productos. Los demás eslabones deben adaptarse, intentando no lesionar a ninguna de las partes implicadas.

Por tanto, y volviendo al principio, podemos decir que el aclarado es una práctica mediante la cual se consigue suministrar al integrador el pollo de asadero que necesita comercializar y que, además, permite ajustar la densidad en la granja, favoreciendo un cierto incremento en la productividad de la integración y una mayor rentabilidad del integrado aumentando la densidad inicial estándar. Para realizarlo hay que tener en cuenta una serie de factores:

Comerciales: Planificación de las necesidades de pollo de asadero del integrador en número y tipo de animales. Defini­ción del estándar de calidad de las canales obtenidas.

Sanitarios: Salmonelosis, Campilobacteriosis, coccidiosis.

Legales: Densidad en la granja, periodos de retirada de medicamentos y de piensos con coccidiostáticos, analíticas microbiológicas a realizar.

De manejo: 1ª semana de vida del pollito, nivel de homogeneidad, control exhaustivo de peso de los pollos, equipos de carga.

Económicos: Coste de producción del kilo de carne de este pollo para asadero, coste de producción para el integrado y rentabilidad económica de la operativa, tanto para el integrado como para el integrador.

De gestión: crianza de pollos mixtos o sexados, optimización del transporte a matadero.

Para el INTEGRADOR es necesario profundizar en cada uno de estos factores, de forma que cada empresa decida a partir de este análisis el interés en producir pollos para asadero, tamaño, cantidad, precio, calidad, rentabilidad esperada, etc.

Para el INTEGRADO también es necesario profundizar en ellos, formarse o ser formado en los factores que desconozca, adaptar su manejo a la práctica del aclarado, analizar la rentabilidad obtenida, etc.

Para la INTEGRACIÓN, aunque parte del Integrador, también es necesario profundizar en los factores anteriores, ya que es la que debe solucionar los problemas planteados, respetando y haciendo respetar los criterios de legalidad, sanidad, seguridad, etc. Debe disponer de un contrato de integración que contemple la posibilidad de la práctica del aclarado. Además debe cuidar que se cumplan los criterios que previamente ha definido como parte interesada en cuanto a densidad máxima inicial, pautas de manejo, plan de alimentación, cantidad de pollos a aclarar, etc.

Descargar presentación impartida: “El aclarado y vaciado de las granjas de broilers de acuerdo con la ley 

Etiquetas:

Empresas mencionadas en esta noticia

{{company.logoTitle}}
  • ARENAS GUERRERO SAU

  • Grupo Arenas. Ctra. Santa Fe-Atarfe, km. 1,5
  • Santa Fe
  • Granada (España)

PUBLICIDAD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario