Tras una importante crisis y cierre de numerosas granjas como consecuencia de una especualación inicial,
los criadores y distribuidores de carne de avestruz que han sabido esperar y profesionalizarse, están de enhorabuena, , al haberse incrementado el consumo de carne de avestruz un 30 por ciento a raíz de la crisis de las ‘vacas locas’
———————————————–

El consumo de carne fresca de avestruz se ha incrementado entre un 20 y un 30 por ciento como consecuencia de la crisis provocada por la aparición de casos de encefalopatía espongiforme bovina (EEB) o mal de las ‘vacas locas’, según han informado fuentes de la empresa vallisoletana Productos del Avestruz.

A pesar de que esta carne no es habitual en las mesas españolas, el interés de los grandes distribudores por este producto ha crecido en los últimos meses, convirtiéndose así en una «alternativa» a las tradicionales carnes rojas.

Asimismo, las exportaciones a otros países también han aumentado, principalmente al Reino Unido e Italia, país éste último al que llegan al mes 1,2 toneladas de carne de avestruz procedente de España. Brasil es otro de los países al que cada mes llegarán 4 toneladas de carne de avestruz española, según señalaron las mismas fuentes.

Las carácterísticas de la carne y los precios son similares a los de vacuno. Así, un kilo de solomillo de avestruz oscila entre las 2.000 y 2.500 pesetas, el bistec se vende a 1.500 pesetas/kilo, mientras que el morcillo, la pieza más barata, se sitúa en las 1.000 pesetas. Cada animal se sacrifica a los diez meses y con un peso cercano a los cien kilos.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario