broilerHoy no tocaremos un tema de nutrición pura, aunque si de alimentación o, mejor dicho, de la obligada ausencia de alimentación a que se somete el pollo para carne, previamente a su sacrificio.

Por supuesto, todos sabemos que el broiler ha de estar forzosamente en ayunas durante su carga, su transporte y el tiempo de espera, en el matadero, antes de su descarga de las jaulas. Pero aquí se trata del “recomendable” – por no decir casi forzoso – ayuno en la misma granja, por la práctica de no suministrarle pienso durante unas horas antes de proceder a su carga en el camión. Y las preguntas que se plantean entonces son dos:

–        ¿Por qué el ayuno, o que ventajas tiene?

–        ¿Qué duración debe tener este ayuno?

Para contestar a la primera diremos que la necesidad del ayuno viene de evitar la llegada al matadero de unas aves con los buches llenos, lo que supone, por una parte, un desperdicio de alimento porque el contenido de estos se ha de tirar y, lo que es aun peor, un riesgo de contaminación de otras canales durante el proceso de eviscerado. Sin embargo, los ayunos muy prolongados – más de 12-14 horas en total – pueden producir fermentaciones bacterianas y aumento de gases en el intestino, además de un mayor riesgo de rotura de la vesícula biliar, por lo que tampoco son recomendables.

La duración del tiempo de ayuno en granja se ha prestado a muchos estudios, ya que hay que considerar también el tiempo y las condiciones del transporte y del período de espera en el matadero  –y en especial la temperatura y/o la época del año–. En todo caso, además, conviene concretar que nos referimos solo al ayuno de pienso, no al de agua, de la que deben disponer los pollos hasta el mismo momento de su captura a fin de que puedan solubilizar el pienso contenido en el buche.

Pero, en resumen, teniendo en cuenta las duraciones más habituales del transporte y la espera en el matadero, en lo que se refiere al ayuno de pienso en granja lo más adecuado es que sea de cerca de 4 horas y, en todo caso, nunca mayor de 6. El prolongar este tiempo acarrea unas mayores mermas de peso en el matadero, por reducción del rendimiento de las canales en relación con el peso vivo a la salida de la granja.

 

 

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario