Comparte

Convergència i Unió se suma a la medida y la OCUC respalda a los ganaderos y pide a los compradores que hagan un “consumo crítico” . La organización de consumidores pide al comprador que piense en las implicaciones sociales de los actos de consumo
———————————————–

Convergència i Unió se suma a la medida y la OCUC respalda a
los ganaderos y pide a los compradores que hagan un “consumo crítico”
. La organización de consumidores pide al comprador que piense en las
implicaciones sociales de los actos de consumo

El boicot promovido por los ganaderos catalanes contra Leche
Pascual,
a raíz de la “guerra del yogur”, ha empezado a
notarse en las tiendas. Fuentes de cadenas alimentarias confirmaron ayer que
han constatado un ligero descenso en las ventas de los productos de la empresa
burgalesa. Los últimos en sumarse al boicot fueron ayer Convergència
i Unió y la Organització de Consumidors i Usuaris de Catalunya
(OCUC).

Las cadenas comerciales y de distribución aseguran no disponer de datos
sobre la repercusión del boicot, pero fuentes de esas empresas reconocieron
que se registra una disminución de las ventas de los productos Pascual,
sobre todo de leche, ya que la venta de yogur pasteurizado (antes postres lácteos)
es poco significativa en comparación con la del yogur con fermentos vivos.
Las mismas fuentes precisaron que el efecto del boicot ha ido aumentando en
los últimos días, aunque todavía no se ha cuantificado.
Leche Pascual, por su parte, señaló que no quiere hablar más
de este asunto.

Al boicot, iniciado por sindicatos ganaderos como Unió de Pagesos, Joves
Agricultores (Jarc) y Asaja, se adhirió ayer Convergència i Unió
(CiU), que tildó de “injustificable y desmesurada” la decisión
de Pascual de dejar de recoger leche en las granjas catalanas. También
la OCUC respaldó a los productores lácteos y llamó “a
los consumidores catalanes a que hagan un consumo crítico, pensando en
las implicaciones sociales que pueden tener los actos de consumo”. Hace
unos días ya apoyaron el boicot ERC, ICV y los socialistas.

Los ganaderos iniciaron el boicot por considerar que Pascual dejó
de comprarles leche
porque el Govern rechaza la comercialización
del yogur pasteurizado, producto con que Pascual irrumpe en el mercado
del yogur. El conseller de Agricultura, Josep Grau, corroboró que Pascual
dejó de comprar leche por la “guerra del yogur”. La industria
del yogur se concentra mayoritariamente en Catalunya y rechaza el yogur pasteurizado
porque en él se eliminan los fermentos vivos que caracterizan al yogur.

La OCUC, aunque señaló que no duda de la calidad de los productos
Pascual, subrayó que esta empresa “llama yogur a un producto que
en realidad no lo es”, y se lamentó de la “poca transparencia”
con que se informa al consumidor. Igualmente, dijo no entender como tal situación
podía ser motivo de que Pascual rechazara la leche catalana.

El desencuentro entre Pascual y los lecheros catalanes no podía llegar
en peor momento, según se subrayó ayer en una reunión entre
el sector y la Generalitat. En esta época hay sobreproducción
de leche, con lo que baja el precio para el ganadero. Agricultura mediará
ante la industria para que no reduzca el precio. Con todo, se constató
que como ya se ha recolocado en otras industrias la leche que compraba Pascual,
“se han neutralizado” los perjuicios económicos que podía
haber causado la decisión de la empresa.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario