Comparte

Ilustración realizada por John Megahan, University of Michigan

Según los ecologistas de la Universidad de Michigan, Pejman Rohani y Victoria Brown, entre las calamidades del planeta podría existir el riesgo de un aumento de la transmisión de la influenza aviar entre aves silvestres, debido al cambio climático.

Rohani y Brown usaron un modelo matemático para explorar las consecuencias de la alteración de las interacciones entre unas importantes especies de aves migratorias de la costa y los cangrejos en la bahia de Delaware. Así descubrieron que el cambio climático podría afectar a las interacciones existentes entre una especie y otra, que les proporcionan a las aves la parte substancial de su alimento durante su escala en la bahía del río Delaware. También encontraron que las alteraciones causadas por el cambio climático a la bien sincronizada interactuación entre las aves y los cangrejos podría conducir a un aumento del índice de la infección de la influenza aviar entre algunas especies de aves residentes de la bahía de Delaware. Y puesto que ésta constituye una encrucijada para muchas especies de aves que viajan entre continentes, un aumento del índice de infección aviar podría, probablemente, contribuir a la propagación de nuevos subtipos del virus de la influenza entre las poblaciones de aves salvajes de Norteamérica.
Delaware Bay, que alberga a muchas especies de aves residentes, como también a cientos de miles de aves migratorias que se alimentan de los huevos de los cangrejos, es conocida como un punto “caliente” para el virus de la gripe aviar. Se ha comprobado que los niveles de infección en las aves que se detienen en la bahía cada mes de mayo, durante su emigración en busca de tierras para reproducirse en el Ártico, después de pasar el invierno en Sudamérica, son excepcionalmente altos.
Las aves programan su llegada a Delaware Bay para coincidir con la disponibilidad de los huevos del cangrejo, lo que permite especular sobre lo que sucedería a los niveles de influenza de las aves llegadas a la misma si los cambios climáticos alteraran la época de los vuelos migratorios o afectaran a la del desove de los cangrejos.
Su modelo matemático toma como punto de referencia a los niveles de infección de las diferentes especies de aves migratorias, incluyendo dos especies de patos, los ánades reales, que invernan en la bahía y los patos negros americanos, que viven allí todo el año.
Los investigadores constataron que si las aves migratorias llegasen a la bahía de Delaware varias semanas antes o después de su fecha habitual de mayo, los niveles de infección por influenza aumentarían significativamente, incrementándose también los de las aves residentes. Pero si la época del desove de los cangrejos se alterara significativamente, debido al cambio climático, las poblaciones de aves migratorias descenderían notablemente debido a una falta de alimento y el nivel de infección de influenza decaería de forma pronunciada, afirman los investigadores.
Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario