Comparte

La producción aumenta, el consumo disminuye y los costos suben dando como resultado altos precios al consumidor y pocas ganancias para los productores.
———————————————–

La producción aumenta, el consumo disminuye y los costos suben dando como resultado altos precios al consumidor y pocas ganancias para los productores.

Un informe publicado por el USDA (United States Department of Agriculture) acerca
de las proyecciones en la economía agraria de ese país para la
próxima década, prevé ajustes de producción de la
carne de pollo y huevos en respuesta a los altos precios de los cereales derivados
de la producción de etanol.

Publicado en febrero del 2008 -antes de la actual coyuntura financiera- el
informe cubre todo el sector agropecuario desde 2006 hasta 2017. Incluye consideraciones
acerca de commodities agrarios, comercio, indicadores agregados del sector
como ingresos en las granjas y precios de los alimentos al consumidor. Las proyecciones
están basadas en presunciones específicas respecto a condiciones
macroeconómicas, políticas, climáticas y acontecimientos
internacionales. Asumiendo que «no hay grandes cambios debidos a cambios
en el clima», brotes de enfermedades animales, vegetales u otros acontecimientos
que afecten la oferta y demanda global, el factor que afectará a largo
plazo la agricultura mundial será el alto precio del petróleo
y la elevada demanda de biocombustibles, sobretodo en estados Unidos y Europa.
La producción a gran escala de etanol afectará la producción,
uso y precio de commodities agrarios.

Más bien optimista, el informe pronostica una breve crisis del sector
entre el 2009 y el 2013, pero considera que el aumento de la demanda interna
y el intercambio comercial con países en desarrollo serán las
claves para garantizar que los precios se recuperen en Estados Unidos.

En el apartado dedicado a ganadería, explica cómo se espera que
los beneficios, tanto en carne de vacuno como en avicultura, sufran una fuerte
caída en los próximos años disminuyendo los ingresos o
reduciendo la producción en todos los tipos de carne. Una vez el sector
se ajuste, el bajo nivel de producción, la demanda interna, así
como las exportaciones, se reflejarán en precios más altos y mejores
ingresos, incentivando la expansión del sector y la reactivación
de las ganancias en producción.

Producción
La producción de la carne de pollo disminuirá o bien se estancará
del 2009 al 2013, ajustándose a los altos costos del pienso, pero empezará
a aumentar al final del periodo de la proyección (2017). La producción
de huevos aumentará sólo en 693 millones de docenas en un periodo
de diez años

Consumo
En cuanto al consumo per capita de carne de pollo, la tendencia refleja
un estancamiento e incluso baja de las cifras (105,1 libras en el 2006 a 103,7
en 20012-13). Posteriormente un aumento, aunque leve en el 2017 a 106,5 libras
per capita. En cuanto a la carne de vacuno esta recuperación no
se repite, sino que muestra una baja continuada en todo el periodo de la proyección,
dando ventaja al negocio de la carne de pollo sobre las carnes rojas.

El consumo de huevos no mostrará un comportamiento similar al de la
carne de pollo. Según el informe del USDA, la caída en el consumo
de huevos será drástica del 2006 al 2008 (255.8 huevos *per capita*
a 250.6), con una recuperación sostenida pero lenta sin retomar el consumo
hasta el final del periodo estudiado.

Precios
A pesar que se prevén tasas de conversión más altas, los
precios en la carne de pollo permanecen más bajos que los de las carnes
rojas. Sin embargo, la tendencia sugiere que se aumentarán los precios
al consumidor final, en todos los tipos de carnes mientras que las ganancias
de los granjeros disminuirán. Los huevos sufrirán también
un aumento en los precios al consumidor, en el orden del 51%.

Exportaciones
Las exportaciones de carne de ave de los EE.UU
aumentarán en el periodo de la proyección, aunque a un ritmo menor
que en los años precedentes. Los principales mercados de destino son
China, Rusia y México. Los aumentos en las exportaciones a estos países
reflejan su crecimiento económico y el incremento de en consumo de su
población. La demanda de pollo también permanecerá fuerte
debido al alto coste del vacuno y el cerdo. Por otro lado, los productores de
EE.UU tendrán fuerte competencia de otros grandes exportadores,
particularmente Brasil. Durante gran parte del periodo estudiado, las exportaciones
a países afectados con influenza aviar se limitarán a productos
100% cocidos.

El estudio fue realizado para el USDA por el Comité de Proyecciones
Agrícolas y puede ser consultado aquí.

El apartado sobre ganadería encuéntrelo aquí.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario