El difícil equilibrio de la cadena alimentaria

María del Mar Fernández Poza. Directora de ASEPRHU

 

Los agricultores y ganaderos movilizados personifican el problema de la falta de rentabilidad de su trabajo y su consecuencia lógica: el abandono progresivo del medio rural.

El Ministro Planas promete modificar la Ley de la Cadena de 2013 para incluir las prácticas comerciales prohibidas y regular a favor de unos precios al productor más justos. Impondrá el coste de producción como factor para negociar los precios de origen en los contratos agroalimentarios, y publicará las sanciones impuestas a los incumplidores futuros.

Es momento de reconocer que el Código de Buenas Prácticas voluntario incluido en la citada Ley no ha corregido los problemas de los productores.

La concentración de la oferta y la vertebración en origen son esenciales para mejorar la capacidad negociadora ante industria y distribución. Porque con “800.000 agricultores y ganaderos, 30.700 industrias agroalimentarias y seis empresas en el sector de la distribución, que reúnen más del 50% del mercado alimentario», según cifras del Ministro, resulta muy complicado definir “de mutuo acuerdo” las prácticas que consideran adecuadas en sus relaciones.

La reforma de la Ley de Organizaciones Interprofesionales servirá también para dotarlas de más capacidad de actuación. Nos felicitamos  por estas iniciativas, y esperamos que por fin cumplan con su cometido.

 

Etiquetas:

Empresas mencionadas en esta noticia

{{company.logoTitle}}
  • ASEPRHU

  • C/ Juan Montalvo, 5, 1º D
  • Madrid
  • MADRID (España)

PUBLICIDAD
{{company.logoTitle}}
  • INPROVO

  • C/ Juan Montalvo, 5, 1º D
  • MADRID
  • Madrid (España)

PUBLICIDAD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario