Comparte

Resumen Conferencia impartida por Tomás Gil, de la asociación de Criadores del Gallo de León, en el marco de las Jornadas Profesionales de Avicultura 2013 el miércoles 29 de mayo en la Facultad de Veterinaria de León a las 12:00

Siglos de historia reconocen al gallo de León como uno de las aves mas antiguas en nuestro país, clasificada por colores y pencas en sus dos razas ya en 1624 en el manuscrito de Astorga, diferenciando sus variedades.

Nada ha cambiado en siglos pues los gallos siguen siendo los mismos en colorido y reconocidos en todo el mundo como las mejores plumas pare la pesca. Este gallo solo se cría pare utilizar sus plumas ya que el cristal de las mismas, con su brillo, finura y poder de secado las hacen únicas.

Lo mas difícil de todo es su cría ya que la consanguinidad es enorme. Para darse cuenta de ello baste indicar que en 1960, en el primer censo que se trace, se contaba con unas 100 parejas, mientras que en la actualidad hay unas 2.000.

La pela

Se denomina pela a la extracción de las plumas de la espalda del gallo, un total de unas 100 plumas denominadas de riñón, semi colgadera y colgadera. Se pelan cada tres meses y siempre en el cuarto menguante desde los 9 meses hasta los 5 años de vida aunque a esta edad solo llega uno de cada mil pues la agresividad de este animal trace que su mayor mortalidad sea a cause de peleas, tratándose de una selecci6n natural donde no podemos intervenir ya que el débil tiene que morir.

La cría

Cada criador trace dos crías al año en los meses de marzo y abril.

La selección se trace con 7 gallinas y un gallo de la misma variedad y se juntan 15 días antes empezando a recoger los huevos al cabo de una semana. El fallo en huevo oscila entorno al 50 % y en pollito un 30 %, por lo que de una incubación de 300 huevos suelen llegar a los 15 días unos 110 pollitos, de los que aproximadamente el 50 % son hembras.

A los 6 meses se les trace la primera pela llamada limpia, siendo entonces cuando se trace la selección de los machos que de verdad van a quedar. Es el único momento en el que el criador sacrifica, aproximadamente el 60 % que quedará. Por tanto, de una incubadora de 300 huevos llegaran a los 9 meses unos 35 gallos, siendo quizás este el mayor proble- ma con el encontramos por gastos que representa un gallo hasta que se empieza a recuperar la inversión.

Lo mejor de todo es que sin ayudas hasta hace muy poco hemos conseguido criar una raza que ha pasado guerras, pandemias, hambrunas con un solo fin, LA PESCA. No dejemos que se destruya estas razas únicas y endémicas ya que el gallo en el momento que sale de la zona pierde brillo pencas y finura y pare muestra se pueden ver los ejemplares que están en el INIA, distintos totalmente a los GALLOS DE LEÓN.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario