Los pacientes en fases iniciales del cáncer de colon podrían beneficiarse de la acción de la vitamina D (presente en la leche y el huevo).
Esto se debe a que en esas primeras etapas, el receptor VRD, encargado de procesar la vitamina D3, se encuentra aún en las células.

Los investigadores del Hospital Vall d´Hebrón de Barcelona y del Instituto de Investigaciones Biomédicas «Alberto Sols“ han publicado estos resultados en la revista PLos One, lo que permitirá desarrollar fármacos basados en la estructura de la vitamina D3. El receptor VDR de la vitamina D impide que actúe una proteína clave en la transformación de las células cancerígenas.

La vitamina D regula la biología del hueso y se forma en un 90% por la radiación solar y en el 10% restante por la dieta. “El nivel crítico de vitamina D, según el Instituto Nacional de Salud de EE. UU., es de 20 ng/ml, pero muchos médicos creen que para prevenir enfermedades habría que elevarlo a 30”, aclara Michael F. Holick, director en el Centro Médico de la Universidad de Boston (EE UU).

Curiosamente la falta de vitamina D “es el defecto nutricional más frecuente en los españoles”, ha asegurado Franco Sánchez, jefe del servicio de endocrinología del Hospital Carlos III (Madrid). La carencia está ligada a la obesidad, al embarazo, a la diabetes tipo 1 ó a las enfermedades autoinmunes
principalmente, pero afecta a toda la población. En España hacen falta nuevos medicamentos porque “no tenemos la suplementación óptima en los fármacos
disponibles”.

Fuente: Inprovo

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario