Comparte

El Ministerio
de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA)
comprará 10 millones
de vacunas contra la influenza aviar para vacunar a las aves en caso de que fuera
preciso por el riesgo de contagio de influenza aviar o la aparición de
focos en España.
———————————————–

El Ministerio
de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA)
comprará 10 millones
de vacunas contra la influenza aviar para vacunar a las aves en caso de que fuera
preciso por el riesgo de contagio de influenza aviar o la aparición de
focos en España.
Según explicó el subdirector general de Sanidad Animal del MAPA,
Lucio Carbajo, estas dosis vacunales se adquieren como medida de prevención
para contar con un banco de vacunas por si fuera necesario.
Carbajo informó que actualmente los servicios del Ministerio están
decidiendo cuál de los dos tipos
de vacuna autorizados
por la Comisión Europea para proteger a los pollos
y a los patos contra los virus de la gripe aviar adquiere España.
Ambas vacunas,
la «nobilis influenza H5N2» (para pollos), y la «poulvac flufend
H5N2» (para pollos y patos) se aplican mediante inyecciones, y reducen la
mortalidad y la excreción del virus en los animales expuestos a la infección,
según la CE.
Carbajo explicó que España tiene previsto un Plan
de Vacunación de Urgencia
frente a la gripe aviar, que ya fue comunicado
a la CE este verano y que sólo se aplicará en los casos previstos,
ya que actualmente sólo está autorizada la vacunación en
los zoológicos situados en zonas de riesgo.
El Plan de Emergencia diseñado por el MAPA establece que se podrá
aplicar en caso de la declaración de un brote en España o en un
país cercano (ya sea de la UE o no), tras una cuidadosa evaluación
del riesgo de difusión de esos brotes.
La vacunación se considera una medida complementaria a otras destinadas
a evitar la difusión del virus (fundamentalmente a la mejora de la bioseguridad)
y se contempla sólo como una actuación a corto plazo; en la situación
actual, sería la única que se tomaría en consideración
en aves de corral en España.
El plan establece que la vacuna tiene por objeto, fundamentalmente, evitar los
sacrificios de granjas no infectadas, pero que, por su proximidad o relación
epidemiológica con las infectadas, están en riesgo de sufrir la
enfermedad, es decir, reducir al máximo el número de sacrificios
preventivos.
Carbajo recordó que desde el 1 de septiembre está restablecido el
confinamiento de las aves y las medidas de bioseguridad en torno a los humedales
de riesgo, que es cuando se iniciaron los grandes movimientos migratorios norte-sur
a través de la península Ibérica, que se prolongarán
hasta mediados de octubre.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario