El director general de Ganadería, Carlos Escribano, estimó que a partir de la primavera de 2008 comenzará a remitir la crisis ganadera actual y que este nuevo año será el de la lucha contra las enfermedades de la lengua azul y de aujezsky, del incremento de la calidad de las producciones ganaderas, del crecimiento de la cuota láctea y del desacoplamiento del sector ovino.
———————————————–

El director general de Ganadería, Carlos Escribano, estimó que
a partir de la primavera de 2008 comenzará a remitir la crisis ganadera
actual y que este nuevo año será el de la lucha contra las enfermedades
de la lengua azul y de aujezsky, del incremento de la calidad de las producciones
ganaderas, del crecimiento de la cuota láctea y del desacoplamiento del
sector ovino.

En sus declaraciones en una entrevista con Efeagro apuntó una de las
principales consideraciones que marcarán la política ganadera
de 2008, la incertidumbre acerca de la evolución de los precios de las
materias primas en la nueva campaña. En este sentido señaló
que aunque el punto de partida en lo que a existencias de cereal se refiere
es más favorable que el año 2007, las malas condiciones climatológicas
han perjudicado las siembras de otoño y la cosecha de cereal vendrá
determinada por las siembras de primavera.

Añadió no obstante que, en un país tan deficitario en
producción de grano como España que importa en torno a 10 millones
de toneladas anuales los precios vendrán marcados por el mercado internacional
que condicionará las producciones ganaderas cuyos costes de producción
dependen en gran medida del precio de la alimentación animal.
Otra de las cuestiones a las que se quiere dar prioridad es la calidad. Después
de campañas desde 2000 por la trazabilidad, se juzga conveniente un cambio
de dirección hacia la promoción de la calidad de todas las razas
ganaderas, con todas sus consecuencias derivadas hacia los distintos eslabones
de la cadena productiva.

Este nuevo enfoque integrará las actividades de aportar tanto calidad
como valor añadido a las producciones cárnicas españolas,
para diferenciarlas de las procedentes de terceros países y hacerlas
valer en los mercados internacionales, suponiendo "un cambio de ciclo en
la ganadería española". Este cambio ya está determinado
por los ligeros descensos de las producciones vacuna y porcina, que permitirán
recuperar los precios en origen que perciben los ganaderos en los que no han
podido repercutir el incremento del coste de la alimentación animal.

La sanidad de la cabaña ganadera será otra de las prioridades
de Agricultura con una firme apuesta por erradicar la lengua azul del territorio
nacional "no nos resignamos a vivir con esta enfermedad animal y dada la
experiencia y formación en lo que a vacunación se refiere podremos
contar con la vacuna frente al serotipo 8 de la lengua azul antes de que llegue
a España desde la Costa Azul francesa".
2008 debería marcar el principio del fin de la enfermedad de aujeszky
(enfermedad vírica del sector porcino) y la salmonella en ponedoras y
carnes de ave y cerdo. Otros debates que se abrirán durante 2008 serán
la posibilidad de que España pueda pedir el desacoplamiento total de
las ayudas comunitarias que percibe el sector ovino y la prima de nodrizas,
así como los reajustes del sector lechero tras los incrementos de cuota
aprobados por Bruselas y la desaparición futura del régimen de
cuotas lácteas. En este sentido reiteró la intención del
Departamento de Ganadería de mantener un diálogo abierto con el
sector para, entre todos, ajustar las futuras legislaciones y regulaciones de
los sectores a las necesidades reales.

EFE

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario