Comparte

La Comisión de Agricultura del Congreso aprobó, el pasado día 20, por unanimidad una iniciativa para que se den ayudas y dar salida a los diez millones de kilos de pollos congelados, por el escándalo de las dioxinas detectadas en Bélgica, con destino a la ayuda humanitaria nacional e internacional.
———————————————–

La Comisión acordó también pedir al Gobierno que habilite ayudas a la restitución a la exportación y al establecimiento de créditos blandos, para solventar los «efectos de la
crisis de las dioxinas».

La portavoz por Iniciativa per Catalunya-Verds y ponente de esta iniciativa, Merce Rivadulla, argumentó ante la Comisión que la salida en breve de esta cantidad al mercado, «distorsionaría gravemente los precios de la carne de pollo» Añadió que pondría en «peligro» la continuidad de muchas pequeñas explotaciones, que difícilmente superarán las seguras y enormes pérdidas provocadas por la venta de pollos a precios «ruinosos».
La diputada recordó a la Comisión que en Bélgica, país en el que se originó la crisis, se han destinado 25.000 millones de pesetas para retirar del mercado y destruir toda la carne congelada para sanear el mercado.
Agregó que sería «injusto» que en el resto de Europa, y específicamente en Cataluña, donde los efectos de la crisis pueden «arruinar» a muchos productores, no se tenga en cuenta una fórmula similar de compensación

EFE

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario