Comparte

BARCELONA. – El precio del pollo en origen ha sufrido en los últimos seis meses un fuerte descenso superior al 40% y los productores aseguran haber perdido por ello más de 2.600 millones de pesetas sólo en el primer trimestre de este año. Este fuerte descenso no se ha repercutido en la misma medida en la venta al público, donde el precio/kilo se sitúa en una media nacional de unas 276 pesetas, sólo un 6% menos que a finales de septiembre.
Los productores evalúan en más de 2.600 millones de pesetas las pérdidas acumuladas desde enero.

———————————————–

El sector considera que esta es la peor crisis de los últimos años y se arrastra ya desde el año pasado. Ángel Martín, secretario general de la Asociación Nacional de Productores de Pollos (ANPP), explica que mientras la producción aumenta -un 5% en 1998-, el consumo permanece estancado e incluso en ligero retroceso, igual que las exportaciones, lo que ha llevado a la actual saturación del mercado.

Aun así, estas no parecen razones suficientes para explicar la situación. Josep Maria Marçal, director de la Federació Avícola Catalana, no comprende «los precios lamentables» que reciben los productores, y menos cuando el pollo «es una carne que ha ganado en los últimos años aceptación y prestigio, y cuyo consumo está creciendo en los principales países occidentales».
De esta manera, Marçal denuncia que la distribución no corrija sus márgenes o al menos traslade el descenso de los precios en origen hasta el público final, lo que podría reanimar el consumo.

En el mercado no se detectan señales de recuperación de las cotizaciones, y Propollo, la interprofesional del sector, ha pedido al Ministerio de Agricultura una campaña de promoción para estimular el consumo, igual que ha hecho en otros sectores en momentos de crisis como el porcino o el vacuno.

El coste de producción del pollo se sitúa alrededor de las 120 pesetas. La cotización del pollo vivo blanco en la lonja de Bellpuig, una de las principales referencias estatales, fue de 93 pesetas en la última sesión, el pasado martes. Esto representa un descenso del 43% desde el máximo de 165 pesetas el kilo alcanzado a finales de septiembre pasado. En un año, el descenso acumulado de los precios en origen es del 28%. Y ello, a pesar de que, según explican
fuentes del sector, el coste de producción se ha moderado gracias al menor coste de los cereales el año pasado.

Paralelamente, los precios que pagan los consumidores, como suele suceder en estos casos, no han bajado tan rápido como lo han hecho los que reciben los productores. Así, si bien existen grandes diferencias entre distintos canales de distribución, la media nacional de precio de venta al público que elabora el Ministerio de Agricultura estaba a finales de marzo a 276 pesetas el
kilo, un 6% por debajo de las 294 de media nacional de hace seis meses.

La producción española de pollos aumentó el año pasado alrededor de un 5%, hasta alcanzar los 530 millones de cabezas, equivalente a cerca de un millón de toneladas. La mayoría de esta cantidad es producto fresco para el consumo nacional. Las exportaciones son muy cortas, de unas 40.000 toneladas (en su mayoría pollitos hacia al norte de África) y su evolución ha sido a la baja.

La situación del pollo no es única y, por ejemplo, la Federació de Cunicultors de Catalunya denuncia el delicado momento de precios que atraviesa no sólo el conejo, sino en general todas las carnes

«La Vanguardia», 19 Abril 99

Etiquetas:

Empresas mencionadas en esta noticia

{{company.logoTitle}}
  • FEDERACIÓ AVÍCOLA CATALANA

  • Via Laietana, 36, pral., 3ª
  • BARCELONA
  • Barcelona (España)

PUBLICIDAD

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario