El Gobierno obligará por ley a que el transporte de animales de granja se produzca «en condiciones dignas», en el tiempo más breve posible, con agua, alimentos y periodos de descanso para evitar «sufrimientos inútiles».
———————————————–
El Gobierno obligará por ley a que el transporte de animales de granja
se produzca "en condiciones dignas", en el tiempo más breve
posible, con agua, alimentos y periodos de descanso para evitar "sufrimientos
inútiles".
Así lo establece el proyecto,
aprobado por el Consejo de Ministros, que también protegerá a
los animales de laboratorio como "seres sensibles", regulará
los sacrificios y podrá imponer multas de hasta 100.000 euros.
Según la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández
de la Vega, esta iniciativa permitirá que los animales reciban un trato
adecuado a su condición de seres vivos.
La norma no afecta a las corridas de toros ni a los animales de compañía,
pero extiende a éstos actividades consideradas graves, como el maltrato,
el abandono o el uso en peleas y las medidas sobre su transporte si se realiza
de forma colectiva.
La futura ley sobre protección de los animales de producción y
para experimentación y otros fines científicos, como se denomina
oficialmente, considera que "el uso de animales con finalidades experimentales
sigue siendo necesario para el avance de la ciencia", pero "la sociedad
reclama que este uso se haga con las máximas garantías para la
protección de los animales".
El texto prohíbe maltratar, dañar o investigar en animales si
eso les produce "sufrimientos o daños inútiles", abandonarlos,
"matarlos por juego o perversidad" o permitir que se escapen del laboratorio.

Además, los centros donde se críen animales o donde se investigue
con ellos deberán estar inscritos en un registro.
Las condiciones mínimas relativas a dimensión de las jaulas, temperatura
y trato de animales de laboratorio ya fueron reguladas por decreto en el mes
de octubre del 2005.
La norma obliga a comunicar si un animal se ha escapado y castiga a los que
permiten su liberación.
Según datos de Agricultura, en el año 2005 se utilizaron en España
626.598 animales en experimentación, de los que más de la mitad
(473.855) eran ratones.
El proyecto también establece que los mataderos deberán estar
diseñados "para no ocasionar a los animales agitación, dolor
o sufrimientos evitables", pero permite excepciones cuando el sacrificio
sigue los ritos de iglesias y religiones.
La ley, que encarga a las autonomías su cumplimiento, fija sanciones
entre 6.000 y 100.000 euros por faltas graves como el sacrificio de animales
en espectáculos públicos no autorizados, utilizar animales en
peleas y grabar anuncios o películas donde se los maltrate.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario