Dolors Callís es directora adjunta de Miquel Avícola, una empresa constituida en 1997 en la provincia de Girona y con la filosofía de implantar los más modernos sistemas en incubación que existían entonces a nivel europeo. Para Callís, lo más gratificante de su profesión es formar parte de este proyecto familiar que es “generador de puestos de trabajo en su entorno inmediato”.
Leer entrevista.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario