Comparte

Fco. Javier Cacho Cortés
Director General Asemaz-Asa
asemaz@asemaz.com

Resumen Conferencia impartida por Fco. Javier Cacho, Director General Asemaz-Asa, en el marco de las Jornadas Profesionales de Avicultura 2012 el martes 8 de mayo a las 15:30

Como la generalidad de las titulaciones universitarias, la de veterinaria, que propicia en estos momentos el ejercicio de estos titulados, goza y tiene a su disposición un nivel de conocimiento científico y técnico para con todos los sectores de la sanidad animal, en general, que hacen que la misma sea tan demandada que en la mayoría de las escuelas tengan que establecer límites a su acceso.

La actividad veterinaria y por su carácter científico-sanitario requiere un esfuerzo de este profesional desde el primer momento de su encuentro con los animales. Precisar un diagnóstico es difícil, pero con los innumerables medios y técnicas veterinarias está más que superado. Ni que decir tiene, que un tratamiento farmacológico es el corolario a ese diagnóstico, teniendo que decir que el elenco de terapéutica farmacológica existente para casi todas las especies, en este caso productoras de alimentos, facilita enormemente esa labor. ítem más por cuanto el profesional veterinario puede disponer, en base a su conocimiento, de la prerrogativa que le da la prescripción excepcional para proponer un tratamiento diferenciado, pero de todo punto seguro y con final positivo para los animales y su propietario.

La labor y actuación veterinaria implica un compromiso documental y, en ese sentido, además del documento-receta que es el eje fundamental de toda su actividad y actuación zoosanitaria, está obligado a emitir todo tipo de certificados y comunicados, fundamentalmente aquellos que respondan a criterios sanitarios y de zoonosis que propicien la toma de medidas en el momento oportuno para evitar pandemias y, lo que es peor, afectación a las personas.

Ni que decir tiene que, como toda profesión, el ejercicio de la veterinaria clínico-profesional implica tener que asumir responsabilidades, desde luego nunca pretendidas y menos aún provocadas, pero que tienen que ser asumidas en base a la normativa jurídica que establece y regula este tipo de responsabilidades en los tres ámbitos (administrativo, penal y civil) y que, desde luego, estos profesionales al igual que cualquier otra actividad, como se ha dicho, deberán prever y dotarse de
instrumentos,como son las pólizas de seguro para paliar sus efectos.

 

Descargar presentación impartida: «El veterinario clínico profesional: actuación-atribuciones, responsabilidad»

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario