Comparte

Según un informe aparecido en la revista científica Proceedings
of the National Academy of Sciences
sobre la identificación en las
aves de corral de un nueva variedad del virus H5N1, conocido como «virus
de Fujian», éste parece haberse vuelto el virus dominante en los clasificados
como H5N1 de la influenza aviar que circulan por Asia.
———————————————–

Según un informe aparecido en la revista científica Proceedings
of the National Academy of Sciences
sobre la identificación en las
aves de corral de un nueva variedad del virus H5N1, conocido como «virus
de Fujian», éste parece haberse vuelto el virus dominante en los clasificados
como H5N1 de la influenza aviar que circulan por Asia.
Si este informe se confirma, el hecho no constituye una sorpresa, según
han afirmado la FAO
y la Organización
Mundial de Sanidad Animal (OIE)
.
Teniendo en cuenta que existe una amplia variedad de cepas de la influenza aviar
en animales, y que los virus de la influenza en general mutan en un porcentaje
muy elevado cada temporada y de un año a otro, el director general de la
OIE, Bernard Vallat, y el jefe del Servicio Veterinario de la FAO, Joseph Domenech,
advierten que, con el desarrollo continuo de nuevos antígenos en los virus
de la influenza aviar, es necesario evaluar de forma periódica las vacunas
que se utilizan en las aves de corral.
Ambas organizaciones continúan recomendando que las campañas de
vacunación vayan acompañadas de una vigilancia y un seguimiento
post-vacuna. Insistieron, también, en la necesidad de señalar de
forma inmediata a las autoridades veterinarias cualquier muerte sospechosa de
aves de corral.
La vacunación continúa formando parte de la estrategia de la FAO-OIE
para detener la influenza aviar, y ambas organizaciones subrayan que se debe realizar
de forma apropiada y controlada según las directrices técnicas establecidas,
que incluyen el uso de la cadena del frío para garantizar la conservación
de las vacunas.
La vacunación debe ir acompañada, además, de otras medidas
de control de la enfermedad, como la mejora de la higiene en las granjas, la gestión
correcta del transporte de animales y las inspecciones de los mercados, e incluso
el sacrificio de aves, en el caso de brotes de la epidemia, aseguró Domenech.
«Es necesario un compromiso por parte de todos los gobiernos para desarrollar
programas de prevención y de control, entre ellos la vigilancia de la circulación
del virus y, si se considera apropiado, campañas de vacunación en
países en los que el virus es endémico o donde existe un riesgo
elevado», aseguró Vallat.
La FAO y la OIE están apoyando este tipo de iniciativas en algunos países
clave, donde ya circula el virus.
Pero aseguran que es necesaria una mayor información sobre las campañas
de vacunación y solicitan más fondos para la investigación,
con el objetivo de entender mejor la epidemiología y los cambios genéticos
del virus H5N1.
La FAO, la OIE y una miríada de expertos en influenza aviar han pedido
repetidamente a los científicos de todo el mundo que compartan sus hallazgos
y las cepas de virus de forma rápida y transparente. La red de laboratorios
de referencia sobre la influenza aviar de la OIE/FAO, con sede en Padua, Italia
(OFFLU) es una plataforma
en la que los países miembros y los expertos pueden compartir valiosa información
con la comunidad médica y veterinaria a escala internacional.
Es imperativo que las emergencias sanitarias en todo el mundo y el compartir la
información hagan superar la lentitud que supone el proceso de aprobación
de las publicaciones científicas, que puede llevar desde unos meses a más
de un año.
Durante los brotes epidémicos, es esencial que los patógenos, como
el virus de la influenza aviar H5N1, sean aislados en los casos clínicos,
y que cualquier cambio en las características del virus se analice para
garantizar que los fabricantes de vacunas las estén produciendo de acuerdo
a las normas de la OIE, que las hacen eficaces frente a las cepas de virus en
circulación, según subrayó Domenech.
Según la FAO y la OIE, si las mutaciones en la cepa son lo suficientemente
significativas como para justificar una reformulación de la vacuna, va
en interés de todo el mundo que intervengan los gobiernos nacionales y
las firmas comerciales que las fabrican.
La posición de ambos organismos internacionales respecto a que la distribución
de la vacuna por sí sola no es suficiente para detener la circulación
del virus y proteger la salud humana y animal, cuenta con el apoyo de científicos
de institutos como el Istituto Zooprofilatico Sperimentale (Italia), Veterinary
Laboratories Agency (Reino Unido), Southeastern Poultry Research Laboratory (EE.UU.),
Australian Animal Health Laboratory y el Friederich Loeffler Institute (Alemania).
«En un contexto en el que se ha vacunado a las aves de corral, es necesario
conducir estudios serológicos bien planificados y que expliquen de forma
clara las modalidades del uso de las vacunas en la población avícola,
con datos sobre la cadena del frío, los tipos de vacuna y la fecha de la
última vacunación, de forma que los resultados se puedan interpretar
de forma clara», añadió Vallat.
FAO

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario