Comparte

En 1970, el restaurante Flash Flash, la primera tortillería del mundo, abrió sus puertas en Barcelona con un cuidado diseño al estilo op-art, y consiguiendo que la sencilla tortilla subiese de categoría. Procedente de una familia de avicultores, Jesús Quílez lleva desde entonces al frente de este local emblemático, ya ha cumplido 40 años.
Leer entrevista.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario