La llegada de la gripe aviar a algunos países de la Unión Europea
ha aumentado la preocupación social sobre esta enfermedad vírica,
que puede afectar a aves salvajes y de corral y que, en algunos casos, muy pocos,
se ha transmitido a las personas. Pero no hay motivos para que el consumidor
se preocupe ni, mucho menos, para que deje de comer carne de ave, según
ha confirmado Ramon Porta, director del Centro
de Sanidad Avícola de Cataluñ
a
———————————————–

La llegada de la gripe aviar a algunos países de la Unión Europea
ha aumentado la preocupación social sobre esta enfermedad vírica,
que puede afectar a aves salvajes y de corral y que, en algunos casos, muy pocos,
se ha transmitido a las personas. Pero no hay motivos para que el consumidor
se preocupe ni, mucho menos, para que deje de comer carne de ave, según
ha confirmado Ramon Porta, director del Centro
de Sanidad Avícola de Cataluñ
a
El virus de la gripe común, como el de la aviar, se transmite sólo
por vía respiratoria, por lo que es imposible que el virus llegue a las
personas a través del consumo de carne. El mensaje está muy claro,
nadie puede contagiarse de la gripe aviar comiendo carne de ave o huevos, ya
sean cocinados o crudos. A pesar de todo, algunos medios de comunicación
han publicado en los últimos días información de tipo alarmista.

Es evidente que existen posibilidades de que la gripe aviar llegue a nuestro
país, y desde hace meses están en marcha mecanismos de prevención
y de control del virus, siguiendo la normativa europea de 1992. Por esta razón,
es prácticamente imposible que la enfermedad se extienda como ha sucedido
en algunos países del sudeste asiático, donde han muerto millones
de animales. «Hablamos de dos mundos totalmente distintos, estos países
viven como aquí hace cien años, y ya hemos visto que en los lugares
europeos a los que ha llegado el virus se ha podido controlar», explica
Ramon Porta. En cuanto a las voces alarmistas que dicen que podría haber
una pandemia que provocaría millones de muertos, «es sólo
una teoría sin base científica», asegura Porta.

Actualmente existen ciertas vacunas para proteger a las aves del virus de la
influenza aviar, pero no hay ninguna eficaz al 100%. En cuanto a los humanos,
no hay ninguna vacuna disponible y la UE no recomienda vacunarse de la gripe
común, aunque algunos países, como Francia, han empezado a vacunar
algunos grupos de riesgo, como las personas mayores.

En caso de que se detecte influenza aviar en una granja avícola, se
acotará la zona hasta un radio de 3 kilómetros y se inmovilizará
el ganado. Además, se establecerá una vigilancia especial en un
radio de 7 kilómetros más.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario