Los alimentados de origen belga inmovilizados por las autoridades españolas, abarcan la práctica totalidad de alimentos con huevo o leche, carne de ave, cerdo o vacuno en su composición.
———————————————–

La cantidad de productos animales y derivados lácteos belgas inmovilizados por las autoridades sanitarias españolas se ha multiplicado por tres en un solo día. Si hasta el lunes, según el Ministerio de Sanidad, se habían inmovilizado algo más de 642 toneladas, el martes 8 de junio a las 13:15 la cifra alcanzaba las 1.676 toneladas. Y continuará aumentando, ya que hasta hoy o el el viernes no se prevé que las comunidades autónomas, que son quienes tienen el control sobre la seguridad de los alimentos, terminen con su trabajo.

La nueva lista facilitada por Sanidad y Consumo incluye como novedad 198 kilos de alimentos para bebés, además de un gran incremento en los productos cárnicos preparados, principalmente embutidos, que pasan de 142 a 830 toneladas. También se han inmovilizados partidas importantes de aves (246 toneladas), carne de cerdo (366), carne de vacuno (7), productos lácteos (77), helados (48), chocolates (18), productos de pastelería (18) y cantidades menores de productos de la pesca, galletas, licores, salsas, mayonesa, derivados del huevo, patatas fritas y platos preparados. Los envases inmovilizados suman 162.866.

«Algunas comunidades autónomas no han terminado aún con las labores de inspección», señaló ayer Ignacio Herranz, subdirector general de Higiene de los Alimentos. Las autoridades confían en que para el fin de esta semana el trabajo esté completado. «Tenemos la ventaja de que la entrada de productos belgas está detenida» comentó Herranz.

Por otra parte, la Asociación Nacional de Productores de Pollo (ANPP) se reunirá hoy con el ministro de Agricultura, Jesús Posada, a quien reclamarán ayudas económicas para paliar la crisis de ventas que atraviesa el sector como consecuencia del escándalo belga, según ha anunciado el presidente de la ANPP, Federico Félix, a Europa Press.

Además, la cadena Telepizza reconoció ayer que había retirado de sus tiendas una partida de productos belgas, «aunque su procedencia no era de las granjas contaminadas», según afirmaba en un comunicado. El resto de sus ingredientes no procede de Bélgica.

EL PAIS

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario