Comparte

Resumen Conferencia impartida por Martina Dardi – HIPRA Technical Services, en el marco de las Jornadas Profesionales de Avicultura 2013 el martes 28 mayo a las 15:45

En la producción industrial avícola, diseñar un programa preventivo para controlar la coccidiosis es una de las decisiones más importantes a tomar al a la hora de mantener o mejorar costes de producción y los resultados zootécnicos. En general,se utilizan programas de anticoccidiosicos en pienso y tradicionalmente habían sido considerados suficientes para controlar la coccidiosis clínica. A pesar de su utilización, en forma rotacional, combinando tratamientos con químicos y ionóforos o en programa shuttle, las resistencias a dichos anticoccidiosicos, se han incrementado de una forma importante.

El desarrollo de resistencias a muchos anticoccidiosicos: químicos y ionóforos, ha sido descrita en el pasado (Chapman 1986, 1997). El único método disponible para detectar el nivel de sensibilidad de un fármaco contra una cepa de Eimeria es el test in vivo de sensibilidad anticoccidial, AST, (Chapman 1998).

Las vacunas vivas para prevenir la coccidiosis juegan un papel muy importante en esta estrategia ya que, a menudo, son la solución cuando los anticoccidiosicos en pienso son ineficaces En realidad, las vacunas vivas contra la coccidiosis es- tán preparadas para restaurar la sensibilidad de los anticoccidiosicos contra las cepas de Eimeria procedentes del campo (Mathis & Brousard, 2006; Peek & Landman, 2006; Peek & Landman, 2011).

En 2012 se llevó a cabo un estudio con el objetivo de evaluar el efecto de la vacuna viva frente a coccidiosis Hipracox®, en referencia a la sensibilidad de los ooquistes de campo. La granja que se ha utilizado en el presente estudio está situada en los Países Bajos y está com- puesta de 5 naves, con una capacidad total de 160.000 aves por ciclo de producción. El sistema de producción es mixto, realizándose un clareo sobre los 32-35 días y con destino a matadero sobre los 42 días de vida. En la elección de la granja se tuvo en cuenta su problemá- tica en coccidiosis: incremento del recuentos de ooquistes /gramo (OPG), índice de lesiones intestinales y la aparición de sangre en heces.

En función de evaluar dicho proceso, se realizaron 5 test de sensibilidad (AST) en los ooquistes aislados procedentes de la granja, al final del periodo de cebo de los broilers, en los ciclos siguientes: 1a vacunación, 2a vacunación, 3a vacuna- ción, 1o ciclo post vacunal y 2o ciclo post vacunal. Además de los test de sensibilidad, se realizaron estudios de índice de lesiones, recuentos de ooquistes (OPGS) y se evaluaron los resultados productivos de todos los ciclos a estudio.

El índice medio de lesiones totales, (TMLS), era de 1,49, en el ciclo previo a la vacunación, lo que suponía un 34% mas que la media europea (EU), que era de 1,1. Durante el segundo ciclo de vacunación, el promedio del índice TMLS mejoró sustancialmente y disminuyó con referencia al índice EU (0,85 vs. 1,11). Durante el tercer ciclo de vacunación, el promedio del índice medio de lesiones TMLS, bajó a 0,48. Durante el 1o ciclo posvacunal, el índice medio de lesiones TMLS, se incremento ligeramente hasta 0,62, si lo comparamos con el 3o ciclo de vacunación, pero muy por debajo del titulo obtenido en ciclo pre vacunal.

Se tomaron muestras a los 7, 21, 28, 25 y 42 días de edad para el recuento de ooquistes/gramo (OPG). El pico de replicación de ooquistes del 1o ciclo vacunal se produjo a la 4a semana de edad, mientras que para el 2o y 3o ciclo, se adelanto a la 3a semana de edad. Cuando volvieron a usarse anticoccidiosicos, el pico de replicación retornó a la 4a semana de vida, e incluso con recuentos mas altos (OPG) a las cinco semanas de vida, asemejándose a la situación que se producía en las explotaciones en los ciclos previos a la vacunación.

Los resultados productivos se dividieron en tres grupos: antes, durante y después de la vacunación. El factor de eficiencia europea (EPEF), mejoró desde 368 puntos antes de la vacunación a 376 puntos durante la vacunación (+8 puntos) y 389 después de la vacunación, lo que suponía un incremento de 21 puntos.

Finalmente, los test de sensibilidad claramente mostraron que durante los 3 ciclos vacunales, los aislamientos de Eimerias progresivamente incrementaban su sensibilidad a los anticoccidiosicos utilizados antes de la vacunación, siendo más sensibles después del 3o ciclo de vacunación.

Etiquetas:

Empresas mencionadas en esta noticia

{{company.logoTitle}}
  • LABORATORIOS HIPRA

  • Avda. La Selva, 135
  • Amer
  • GIRONA (España)

PUBLICIDAD

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario