Comparte

Resumen Conferencia impartida por Jon de los Mozos, de Nutreco, en el marco de las Jornadas Profesionales de Avicultura 2013 el jueves 30 de mayo en la Facultad de Veterinaria de León a las 15:00

Con los nuevos avances en los rendimientos de las ponedoras, cambios en los sistemas de alojamientos, diferencias entre estirpes, enfermedades, y variaciones entre lotes, se plantea la pregunta de si los programas de alimentación de la recría pueden ayudar a optimizar los rendimientos de las ponedoras.

Cuando alimentamos a las pollitas siempre tenemos el objetivo claro de un lote uniforme, con un esqueleto perfectamente desarrollado, y un ovario y oviducto desarrollado en el momento oportuno y en la proporción adecuada. Sin embargo, esto que todos tenemos tan claro, se enfrenta a la realidad del campo, con intensos programas de vacunaciones, épocas donde el consumo y peso de la gallina se ven afectados, transferencias de naves de recría a puesta y el propio estrés del inicio de la puesta.

La recría es pues una fase de suma importancia y no exenta de problemas. Por el contrario es una fase donde hay una conciencia clara y meticulosa en relación al manejo de los animales, temperatura, densidades, vacunaciones, manejo de la uniformidad, iluminación. Lo mismo debería pasar con la alimentación, ya que durante la recría se está cimentando la fisiología del animal.

Lasnecesidadesdenutrientes enlafasedelarecríaestánvinculadasalasnecesidadesdecrecimientoynosedeberíanuncadesligar a la capacidad de consumo de los animales, que como se ha comentado antes puede verse alterada por distintos factores estresantes. En las gallinas actuales, con potencial genético para mantener buenas producciones en un ciclo hasta las 90-100 semanas de vida (información de las distintas casas de genética), la alimentación de la recría cobra una especial importancia. Las necesidades de energía y proteína para el crecimiento a lo largo de este periodo no son los únicos nutrientes a tener en cuenta. Calcio y fósforo así como otros oligoelementos y vitaminas tienen una especial importancia, para el desarrollo óseo. Este aspecto es muy importante para poder sustentar la calidad de los huevos cuando los animales envejecen y las reservas medulares, son en muchas ocasiones imprescindibles para mantener la calidad de la cáscara.

El objetivo de este trabajo es presentar cuales podrían ser las necesidades de los principales nutrientes, energía, proteína, calcio y fósforo durante la recría, y su influencia en los datos productivos. Así como presentar alternativas cuando los consumos de los lotes no se mantienen en los niveles deseados.

[wbcr_php_snippet id="90268"]
Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario