Comparte

Los expertos alertan de que la ganadería deberá aprender a vivir con los biocarburantes, así como con los precios altos de cereales y oleaginosas, ya que estos seguirán aumentando en los próximos años, en parte debido a la elaboración de estos productos. Esta fue una de las conclusiones puestas en común en el Seminario de Análisis de Mercados de Materias Primas para la Alimentación Animal celebrado el pasado mayo en Barcelona, en el que la profesora María Blanco, de la Universidad Politécnica de Madrid, fue la encargada de comentar la relación entre biocombustibles y alimentos, ofreciendo una previsión de precios, flujos de mercado e impacto medioambiental que supondrán en un futuro próximo.

La profesora se refirió a los combustibles de primera generación -etanol, procedente de maíz y trigo y biodiésel, de oleaginosas como la soja, la colza, el girasol y palmaste-. También indicó que hasta 2002, sólo Brasil había desarrollado industrias para la elaboración de etanol, pero que a partir de entonces cambió el panorama al entrar en liza EEUU. La experta también afirmó que el auge en la elaboración de biocombustibles solo ha sido posible «por las ayudas públicas» que ha habido, que los Gobiernos han justificado por el cambio climático, el desarrollo rural y la seguridad alimentaria.

Para más información consultar noticias sobre la oposición al etanol en www.avicultura.com.

Y la entrevista a Jordi Beascoechea, broker de materias primas, publicada en SELECCIONES AVÍCOLAS.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario