———————————————–

La explotación de avestruces en Portugal se halla en plena expansión. Su carne presenta un bajo contenido en grasa y en colesterol pero tiene, en cambio, un elevado índice de proteínas.
En tres años los portugueses se han convertido en importantes consumidores de carne de avestruz. De 1,6 g consumidos por habitante en 1995, han pasado a consumir actualmente 67 g/año. Este crecimiento, tan rápido como inesperado, se explica en parte por la crisis de las «vacas locas», responsable de la brutal caída del consumo de carne de bovino. El avestruz, cuya carne presenta características parecidas, ha ofrecido una alternativa.
Actualmente Portugal cuenta con un total de unas 6.000 avestruces repartidas en 120 granjas. Aunque existen explotaciones de norte a sur del país, la mayor parte de ellas se hallan en el Alentejo -al sureste de Lisboa- donde las condiciones climáticas son más cercanas a las observadas en Australia o en Sudáfrica. Esta actividad se caracteriza por la fuerte presencia de productores extranjeros, especialmente belgas, puesto que Bélgica y Portugal tienen la particularidad de ser los únicos países europeos que pueden importar animales de Africa del Sur.

La cría de avestruces se halla tan sólo en su primera fase de desarrollo. En efecto, la carne presente en el mercado es en su mayor parte importada de Sudáfrica o de Namibia. Portugal importa actualmente más de 100 toneladas de carne de avestruz al mes. Los primeros mataderos a nivel industrial entrarán en funcionamiento seguramente en 1999 en Beja-Alentejo-. Durante el próximo año podrán ser sacrificadas 3.000 avestruces nacionales, lo que representará solamente el 10% del mercado. Está también prevista la construcción de un matadero específico en Loulé, al sur de Portugal.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario